Sábado, 25 Setiembre, 2021


Abstención récord en primera vuelta de elecciones regionales en Francia

El presidente francés Emmanuel Macron en un colegio electoral durante la primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales en Le Touquet-Paris-Plage Francia el 20 de junio de 2021 Francia registra alta abstención en elecciones regionales
Orlondo Matamoros | Junio 21, 2021, 18:37

Solo habría votado uno de cada tres franceses con derecho a votar según los sondeos.

Francia celebra mañana la primera vuelta de unas elecciones regionales y departamentales, vistos como la antesala de las presidenciales del año próximo y como un termómetro del ascenso de la extrema derecha.

En tercera posición aparece la izquierda con el Partido Socialista.

Después de una campaña en la que la ultraderecha de Marine Le Pen tenía las opciones reales de encabezar las elecciones regionales de Francia, los primeros resultados oficiales se alejan de este pronóstico y su partido, Agrupación Nacional, se queda con el 20,17% de los votos, según los resultados recogidos por BMFTV.

Hace seis años, la derecha y el centro consiguieron siete regiones y los socialistas cinco.

El mal resultado del LREM, que ha acabado cuarto, se produce a pesar de que hasta trece ministros y secretarios de Estado han figurado en alguna candidatura.

Este lunes, los partidos mantendrán intensas negociaciones para intentar forjar alianzas de cara a la segunda ronda, que tendrá lugar el próximo domingo. Por ello, en el Ejecutivo se ha insistido en no dar una lectura nacional a estos comicios.

Aún así, "es un fracaso sin precedentes para el Gobierno", sentenció el presidente de Los Republicanos, Christian Jacob.

La líder ultraderechista ha pedido a sus votantes "no dejarse influir por los resultados de la primera vuelta y movilizar sus esfuerzos para arrebatar las victorias que Francia necesita". Su partido Agrupación Nacional conseguiría, según los sondeos, la región de la Provenza-Alpes- Costa Azul, donde se encuentra Marsella, la segunda ciudad más poblada del país.

Una victoria del RN en la región PACA (Provenza-Alpes-Costa Azul) le situaría en una dinámica ganadora de cara a la presidencial de primavera de 2022. "Cumpliremos con nuestro deber". Esto se debe a que le da una ventaja que, de concretarse, llevaría a un partido de extrema derecha a gobernar una región por primera vez en la historia francesa.

"Hacemos un llamamiento para no sumar una nueva aflicción a todas las desdichas de nuestra democracia", proclamó desde la sede de su partido.

"Siempre que exista un riesgo comprobado de que una región pueda ser liderada por la extrema derecha, asumiremos nuestras responsabilidades", ha declarado el también el delegado general de En Marche!, Stanislas Guerini, que se dirigirá a otros partidos políticos "para construir efectivamente un frente republicano para vencer a la extrema derecha", asumiendo que varios candidatos de LREM no pasarán a la segunda vuelta.

La votación de la primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales francesas ha concluido con una abstención récord, que puede haber alcanzado el 66% según una encuesta de Ipsos para France Télévisions, y sería aún mayor, del 67,5% según la proyección de BFM TV.

Esta participación de en torno al 33% es muy inferior al 49,91% de la primera vuelta de las regionales de 2015 y al 45% de las municipales del año pasado. "Es la primera enseñanza de estas elecciones", ha admitido el portavoz gubernamental, Gabriel Attal. El ministro del Interior, Gérald Darmanin, calificó la situación de "particularmente preocupante".

Pero ahora hay menos propensión a cooperar ya que los partidos de los dos grandes bloques (izquierda y derecha) quieren posicionarse como la mejor alternativa a Le Pen para las presidenciales y son más renuentes a renunciar a la segunda vuelta del domingo 27 de junio.