Суббота, 27 Ноября, 2021


Juan Manuel Santos declarará este viernes ante la Comisión de la Verdad

El Heraldo Archivo
Orlondo Matamoros | Июня 13, 2021, 00:36

El expresidente Juan Manuel Santos reconoce que recompensas militares incentivaron "falsos positivos", una política promovida para premiar las bajas de guerrilleros durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

Hacia las 4:20 de la tarde de este viernes 11 de junio terminó la declaración de Juan Manuel Santos ante la Comisión de la Verdad.

La comisión explicó que, aunque este es un fenómeno que en Colombia ha ocurrido incluso desde 1978, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, "en 2008 ocuparon el foco de la opinión pública debido al hallazgo de los cadáveres de 19 jóvenes que habían desaparecido y en su momento fueron presentados por el Ejército como guerrilleros muertos en combate".

"Me queda el remordimiento, el hondo pesar, de que durante mi ministerio muchas, muchísimas madres, incluidas las de Soacha, perdieron a sus hijos por esta práctica tan despiadada", ha lamentado, para reconocer los hechos y disculparse a "todas las madres y a todas las familias víctimas de este horror", según informa el medio colombiano 'El Espectador'. "No me cabía en la cabeza que algo así pudiera estar ocurriendo", ha dicho.

"Finalmente Rafael Nieto, precandidato presidencial del CD, indicó que "¿Por qué Santos hace estas declaraciones hoy, a tres años de la presidencia de Duque, y no las hizo en los ocho años de su gobierno o cuando fue ministro de Defensa y podría haberle dado esa orden al Ejército? ¿Cinismo, oportunismo, falsedad, cobardía? ¿Todas las anteriores?". Pero al mismo tiempo, en honor a la verdad, tengo que decir que el presidente Uribe no se opuso al cambio de esa nefasta doctrina, que él mismo había estimulado.

"No me cabe la menor duda de que el pecado original, lo que en el fondo dio pie para estas atrocidades, fue la presión para producir bajas y todo lo que se tejió alrededor de lo que muchos han llamado 'la doctrina Vietnam'", avanzó el expresidente.

Santos aseguró que cuando llegó al Ministerio de Defensa compartía con Uribe su objetivo de derrotar a la guerrilla, aunque tenían notables diferencias "en el cómo (hacerlo)".

En su caso, como ministro y subalterno de Uribe, "consideraba más viable y conveniente, más rápido y menos costoso, una derrota estratégica, debilitarlos psicológica y militarmente y llevarlos a una mesa de negociación", como ocurrió cuando fue presidente. "Nunca recibí una contraorden, ni fui desautorizado".

Indicó que en uno de los informes que fueron entregados a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) se indica que uno de los periodos en los que más se presentaron ejecuciones extrajudiciales de este tipo fue entre 2002 y 2008.