Jueves, 16 Setiembre, 2021


Supremo de Brasil confirma anulación de condenas a expresidente Lula

Eloisa Felix | Abril 16, 2021, 20:37

En este nuevo juicio con potencial de sacudir la política brasileña, los 11 magistrados también podrían pronunciarse sobre la decisión posterior de una sala de la alta corte de declarar "parcial" al exjuez Sergio Moro en la condena por la que el exmandatario izquierdista fue a la cárcel.

Estas declaraciones se producen después de que la Corte Suprema de Brasil ratificara este jueves la decisión adoptada por uno de sus jueces, que anuló las condenas dictadas en primera instancia contra el expresidente, que recupera así todos sus derechos políticos.

De acuerdo con el magistrado Edson Fachin los dos juicios contra Lula da Silva en los que se dictó prisión; y los otros dos en los que aún no se había determinado una sentencia, fueron irregulares.

El líder ultraderechista también expresó su malestar por el hecho de que una de las juezas del Supremo, Carmen Lúcia Antunes, diera un plazo de cinco días al presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira para explicar por qué no abre un proceso de impeachment contra el presidente: "Buenas noches, estén tranquilos que voy a dormir tranquilísimo esta noche", ironizó el presidente. Las dos penas, que sumaban más de 20 años, le impidieron presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, y las cuales ganó el actual presidente Jair Bolsonaro.

El argumento de Fachin, instructor en el Supremo de los procesos relacionados con la operación Lava Jato, fue que los casos por los que Lula fue juzgado no tenían vínculos con las corruptelas en la estatal Petrobras y por tanto estaban fuera de la jurisdicción de Curitiba, limitada a las causas relacionadas con la petrolera.

Esas causas se refieren a un apartamento y una casa de campo que Lula habría recibido a modo de soborno de empresas que, según la acusación, obtuvieron contratos fraudulentos con Petrobras, y a supuestas donaciones que esas mismas firmas hicieron a un instituto del ex presidente en un contexto similar.

Sin embargo, los procesos que se llevaron a cabo en Curitiba a tribunales de Brasilia, deberán de ser juzgados nuevamente. "Podemos escoger a alguien que pueda representar a los sectores progresistas de Brasil", indicó el exmandatario de 75 años de edad, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010.