Понедельник, 18 Января, 2021


Trump expresó decepción con el fiscal general, que negó el fraude electoral

Trump no desiste de sus acusaciones de fraude electoral
Orlondo Matamoros | Декабря 04, 2020, 12:54

Stirrup está acusada de acercarse al personal del departamento para exigir información sobre investigaciones, incluidos asuntos de presunto fraude electoral, dijeron las personas, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir públicamente el asunto.

Estabilizar la economía más grande del mundo no es tarea fácil, y mucho menos devolverla a su senda de prosperidad y rentabilidad compartida para toda la población, pero ahora que los vientos de cambio soplan con fuerza en el gigante de América del Norte, es muy probable que la recesión comience a debilitarse más tras la salida de Donald Trump de la Casa Blanca. Se le considera una figura clave en la implementación de las políticas de inmigración de línea dura que promueve la administración.

La administración Trump ha estado trabajando para que los enlaces reporten directamente a la Casa Blanca en lugar de a las agencias en las que trabajan. Funcionarios electorales estatales y federales han repetido que no existen pruebas.

"Hasta la fecha, no hemos visto fraudes a una escala que pudiera haber tenido un resultado diferente en las elecciones", dijo a la fuente.

El intento se produce cuando Trump continúa haciendo afirmaciones infundadas de que ganó las elecciones y alega sin evidencia que el fraude electoral masivo fue responsable de su derrota ante el presidente electo Joe Biden.

El equipo de transición de Biden no respondió a un pedido de declaraciones sobre el nombramiento.

Trump pareció criticar ese argumento de Barr durante sus comentarios de este jueves, al asegurar: "Deberían estar investigando todo esto".

Preguntado por si sigue teniendo confianza en Barr, Trump dijo simplemente: "Pregúnteme eso de nuevo dentro de unas semanas". Esto no es civil.

Estos perdones se han concedido en otras ocasiones.

Una nueva campaña presidencial permitiría a Trump extender y fortalecer su dominio del Partido Republicano, aunque no está claro si otros líderes conservadores con aspiraciones de llegar a la Casa Blanca -como la exembajadora ante la ONU, Nikki Haley, o el propio vicepresidente, Mike Pence- aparcarían sus deseos para dejarle vía libre.

También intentó interferir en el proceso de contratación de personal de carrera en esa dependencia, una violación de las políticas de recursos humanos del gobierno, según las fuentes citadas.

Trump se refería así a su frustrada estrategia legal para revertir el resultado de las elecciones y su negativa a reconocer formalmente la victoria de Biden, pero también a los rumores cada vez más fuertes de que competirá por la Casa Blanca en 2024.