Miércoles, 27 Enero, 2021


Rubén Vargas renunció al cargo de ministro del Interior

Comisión de Fiscalización citará a Rubén Vargas por los pases al retiro de altos mandos de la PNP La vida del exministro Rubén Vargas
Orlondo Matamoros | Diciembre 04, 2020, 13:00

Me debo a la convocatoria de la presidenta del Consejo de Ministros (Violeta Bermúdez) y también a la confianza del presidente (Francisco Sagasti).

Tras los constantes cuestionamientos contra el ministro del Interior, Rubén Vargas, decidió renunciar al cargo.

Rubén Vargas había declarado antes que la carta de renuncia de un ministro, "siempre está en el escritorio del presidente" Francisco Sagasti, al responder sobre la posibilidad de su alejamiento del cargo antes las críticas recibidas.

"Para que explique ante la representación nacional si considera usted no haber inducido a error al señor Presidente de la República, por cuanto si bien es cierto que dentro de sus facultades legales está la de pasar a la situación de Retiro a Generales de la PNP, este procedimiento debió realizarse con arreglo a la Constitución y las leyes vigentes de materia ya mencionada", se lee en la misiva. Entra en reemplazo de Rubén Vargas, quien renunció tras una serie de modificaciones al interior de la Policía Nacional del Perú (PNP).

Manifestó que es totalmente consciente de que "esta gesta" por mejorar a la institución policial, no se agota con la designación de un ministro.

Horas después, el presidente Sagasti tomó juramento a Fernando Aliaga, un jefe policial retirado, como nuevo ministro del Interior.

La carta de renuncia fue difundida desde la señal de TV Perú este miércoles 2 de diciembre.

En medio de una grave crisis institucional dentro de la Policía Nacional del Perú y con un paro agrario en Ica que tienen conmocionada a dicha región, el ministro del Interior, Rubén Vargas, decidió renunciar a esta cartera.

Los cambios se presentaron como reacción gubernamental a la violenta represión contra manifestantes que dejó dos jóvenes muertos y más de un centenar de heridos durante las protestas del 14 de noviembre contra el gobierno de Manuel Merino, que duró solo cinco días.

"No estamos para entradas, salidas, ni juegos de ajedrez en un momento tan crítico por un grupo de oficiales disconformes, la mayoría de los cuales están cuestionados", afirmó el mandatario.