Miércoles, 25 Noviembre, 2020


Descubren restos de dos hombres petrificados en Pompeya

Los moldes de yeso de lo que se cree eran un hombre rico y su esclavo que huían de la erupción del volcán Vesuvio hace casi 2,000 años se ven en lo que era una finca elegante en las afueras de la antigua ciudad romana de Pompeya Descubren en Pompeya los cuerpos de dos hombres que escapaban de la erupción del Vesubio
Orlondo Matamoros | Noviembre 22, 2020, 00:19

Los arqueólogos han descubierto los restos excepcionalmente bien conservados de dos hombres escaldados por la erupción volcánica que destruyó la antigua ciudad romana de Pompeya en el 79 d.C. Es la misma área donde los arqueólogos encontraron en el 2017 los restos de tres caballos en los establos, con sus arneses y sillas de montar.

Funcionarios de Pompeya afirmaron que los hombres aparentemente escaparon de la caída inicial de ceniza del Monte Vesubio y luego sucumbieron a una poderosa explosión volcánica que tuvo lugar la mañana siguiente. La segunda explosión "aparentemente invadió la zona desde muchas direcciones, rodeando y enterrando a las víctimas en cenizas", dijeron en un comunicado.

Los arqueólogos echaron tiza líquida en las cavidades que dejan los cuerpos al pudrirse en la ceniza y piedra pómez que cayeron desde el volcán cerca de la ciudad actual de Nápoles y demolieron los niveles superiores de la finca.

Al verter yeso en estas grietas, según la técnica inventada por Giuseppe Fiorelli en 1867, pudieron volver a constituir los cuerpos en su posición original.

Según pudieron saber en el análisis de los huesos y las dentaduras, uno de los cadáveres pertenecería a un joven de entre 18 y 25 años: tiene discos comprimidos en su columna vertebral, lo que da el indicio de que podría tratarse de un esclavo.

Uno era probablemente un hombre de alto estatus, de entre 30 y 40 años, que todavía tenía rastros de una capa de lana bajo el cuello.

Ambos esqueletos fueron encontrados en una habitación lateral a lo largo de un pasillo subterráneo, conocido en la época romana antigua como criptoporticus, que conducía al nivel superior de la villa.

"Las víctimas probablemente buscaban refugio en el criptopórtico, el espacio subterráneo donde creían estar protegidos", dijo Ossana.

Las víctimas habrían sido abatidas por la llamada segunda corriente piroclástica, que en las primeras horas de la mañana del 25 de octubre de hace casi 2.000 años terminó con la vida de aquellos que habían sobrevivido a la primera erupción.

De acuerdo con la impresión de las telas sobre la capa de ceniza, parece que el más joven llevaba una túnica corta con pliegues, posiblemente de lana. La víctima mayor, además de llevar una túnica, parecía tener un manto sobre el hombro izquierdo.

El Vesubio es un volcán que continúa activo.