Miércoles, 25 Noviembre, 2020


Reino Unido prohibirá venta de autos de combustión desde 2030

Imagen principal Getty Images
Orlondo Matamoros | Noviembre 21, 2020, 18:38

Reino Unido prohibirá la venta de vehículos nuevos que funcionen con gasolina y diésel para el año 2030, cinco años antes que lo anteriormente planeado, indicó hoy el primer ministro británico, Boris Johnson.

También prevé otorgar 582 millones de libras en subvenciones para rebajar el precio y estimular la venta de vehículos de cero o "ultrabajas" emisiones.

"Aunque este año ha tomado un camino muy distinto al que teníamos previsto, no he perdido de vista nuestros ambiciosos planes para subir de nivel en todo el país", señaló Johnson en un comunicado. "La recuperación de nuestro planeta y de nuestras economías puede y debe ir de la mano".

Este aumento llevará el presupuesto del ejército británico a 190.000 millones de libras (255.000 millones de dólares) en los próximos cuatro años, reforzando la posición del Reino Unido como país europeo que más gasta en Defensa (2,2% de su Producto Interno Bruto) y segundo de la OTAN, detrás de Estados Unidos.

Para acelerar las ventas de vehículos más limpios, el gobierno gastará £ 1.300 millones (US$ 1.700 millones) en puntos de recarga de vehículos eléctricos y casi £ 500 millones (US$ 664 millones) para desarrollar y producir baterías para autos eléctricos.

"Compartimos la ambición del gobierno por el liderazgo en la descarbonización del transporte por carretera y estamos comprometidos con el viaje", dijo Mike Hawes, director ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles, en un comunicado.

En su discurso ante la Cámara de los Comunes (cámara baja del Parlamento británico), Johnson dijo que Reino Unido necesita "actualizar sus capacidades en general" para poner fin a "la era del repliegue" por medio de la transformación de sus fuerzas armadas.

La nueva fecha límite del Reino Unido se encuentra entre las más agresivas del mundo. "Para eso, buscamos que otros intensifiquen y cumplan con nuestro compromiso", aseguró.

El jefe de Gobierno detalló este jueves a la Cámara de los Comunes un plan que permitirá al Ministerio de Defensa invertir en la "siguiente generación" de recursos militares, así como crear 10.000 puestos de trabajo anuales.

En octubre, Boris Johnson prometió convertir al Reino Unido en la Arabia Saudita de la energía eólica marina, capaz de alimentar en energía a todas las viviendas británicas con la producción cuadruplicada a 40 gigavatios para 2030, es decir, el equivalente de más de 40 reactores nucleares.

El Reino Unido aspira además a convertirse en un "líder mundial en tecnologías para capturar y almacenar emisiones dañinas", y se marca como objetivo haber recuperado 10 megatoneladas (MT) de dióxido de carbono en 2030.