Sábado, 19 Junio, 2021


Papa Francisco arremete contra la indiferencia hacía los pobres

Papa Francisco Papa Francisco arremete contra la indiferencia hacía los pobres
Orlondo Matamoros | Noviembre 20, 2020, 16:05

"El Evangelio no se entiende sin los pobres, ellos están en la misma personalidad de Jesús, que siendo rico se redujo a sí mismo, se hizo pobre, se hizo pecado, la pobreza más despreciable", ha señalado.

Así, ha dicho que los fieles "buenos" son los que arriesgan y "no guardan lo que han recibido" sino que lo emplean porque, subrayó, "el bien si no se invierte, se pierde".

Tender la mano -acotó- hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida, al tiempo que destacó 'cuántas manos tendidas se ven cada día' a pesar de ser ignoradas por la 'vorágine de la indiferencia' y la actuación de los medios. "Pero como es vacía una vida que busca lo que falta, sin mirar a los necesitados", lamentó.

Finalmente, ha hecho hincapié en que la llegada de la Navidad debe ser la ocasión justa para poner en marcha el servicio y no pensar solo en las compras: "Se acerca el tiempo de Navidad y de las fiestas". Hay mucha hambre, también en el corazón de nuestras ciudades, y muchas veces entramos en esa lógica de la indiferencia: el pobre está allí, y miramos a otro lado. "Usemos otra palabra, qué puedo dar a los demás para ser como Jesús", pidió Francisco.

Papa Francisco

Para Francisco, "es triste" cuando un cristiano se limita solo a seguir las reglas y a respetar los mandamientos y no se lanza al servicio de los demás. "Permitidme la imagen pero estos que se cuidan tanto de no arriesgar empiezan en la vida un proceso de momificación del alma y terminan siendo momias. Esto no es suficiente, la fidelidad a Jesús no se limita simplemente a no equivocarse", zanjó.

El Papa Francisco ha rechazado una vez más la actitud de los que solo piensan en acumular riquezas mientras son indiferentes al dolor ajeno, por lo que ha pedido a los cristianos que sirvan a los más vulnerables de la sociedad, en una Misa celebrada en presencia varias personas pobres y sin hogar, que son asistidas por una red parroquial de Roma.

Una eucaristía en la que se siguieron los protocolos contra el coronavirus, con pocos fieles y concelebrantes, separados entre sí y provistos de mascarilla, aunque el papa siguió sin ponérsela.

Tras la misa por la Jornada Mundial de los Pobres, Francisco se asomó a la ventana de los apartamentos pontificios para rezar el ángelus junto a los peregrinos que había en la plaza. "Todos hemos recibido una 'herencia' de Dios como seres humanos: primero la vida misma, luego las diferentes facultades físicas y espirituales", pero, "como discípulos de Cristo hemos recibido la fe, el Evangelio, el Espíritu Santo, los sacramentos..."