Jueves, 21 Enero, 2021


FIFA reforzó protección para jugadoras embarazadas

Más protegidas La FIFA mejora la protección de jugadoras y entrenadores de fútbol
Alejandro Castrejon | Noviembre 20, 2020, 16:06

Una reivindicación histórica de las jugadoras que contará ahora con la protección del máximo organismo del fútbol mundial.

Por otro lado, estará prohibido "cuestionar la validez de sus contratos por el hecho de que las jugadoras se queden embarazadas". Dentro de las más resonantes, se encuentran la obligación de los clubes a garantizar 14 semanas remuneradas de baja y el compromiso de las entidades de facilitarles su reincorporación luego de dar a luz.

"La idea es proteger a las jugadoras antes, durante y después del parto", explica Emilio García, responsable legal de la FIFA, que argumenta que el objetivo de esta regulación es crear "nuevos estándares globales mínimos" que garanticen que "ninguna jugadora debe sufrir una desventaja por quedar embarazada".

Así, las nuevas reglas propuestas incluirían una "baja de maternidad obligatoria de un mínimo de 14 semanas", en las que "se mantendrá al menos dos tercios del salario establecido en el contrato de la jugadora".

Durante esta época, las instituciones podrán fichar a una jugadora para suplir a la embarazada, aunque estén fuera del periodo de fichajes, con la posibilidad de integrarla a largo plazo si las dos partes están de acuerdo.

En el momento de reincorporarse al trabajo, el club deberá facilitar la reintegración de la jugadora y ofrecerá apoyo médico y físico.

La nueva normativa recoge cinco puntos que van desde las bajas remuneradas, a la prohibición de despedir a una futbolista por quedarse embarazada, impidiendo así las conocidas como 'cláusulas anti-embarazo' que muchas jugadoras han denunciado que se han visto obligadas a firmar en algún momento de su carrera. Las futbolistas tendrán derecho a amamantar a sus bebés y/o extraerse leche. Aunque deberán esperar la aprobación del Consejo para su implementación. Unas directrices que pretenden contribuir a la profesionalización del fútbol femenino y garantizar la seguridad jurídica de las futbolistas en todo el mundo, independientemente de la protección que les ofrezca la legislación de cada país.

"Queremos que más mujeres puedan ganarse la vida jugando al fútbol y al mismo tiempo puedan tener una vida familiar y ser madres".

"El paso lógico era adoptar un marco regulatorio apropiado y ajustado a las necesidades del fútbol femenino", valoró.