Viernes, 04 Diciembre, 2020


Sociedad y Justicia: Obispo mexicano Arizmendi, entre los 13 nuevos cardenales

Obispos felicitan a nuevos cardenales latinoamericanos y al primer afroamericano Obispos felicitan a nuevos cardenales latinoamericanos y al primer afroamericano
Orlondo Matamoros | Octubre 27, 2020, 08:10

Entre los mayores de 80 años, el papa premió con la púrpura además de al obispo emérito e San Cristobal de las Casas, al exnuncio y observador del Vaticano en la Naciones Unidas, Silvano Tomasi; al predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa y el exdirector de Caritas de Roma y párroco del santuario del Divino Amore, de Roma, Enrico Feroci.

Tras el rezo del ángelus desde la ventana del palacio pontificio, el papa anunció este domingo un nuevo consistorio que se celebrará el 28 de noviembre para el nombramiento de 13 nuevos cardenales, cuatro de ellos mayores de 80 años y por tanto no participantes en un futuro cónclave. - La sorpresiva nominación del obispo mexicano, Felipe Arizmendi Esquivel, como cardenal de la Iglesia católica universal refleja en esencia el reconocimiento del papa Francisco a este pastor cuyo servicio episcopal ha construido verdaderos puentes en la Iglesia del continente americano, principalmente en dos rubros: la promoción de la liturgia indígena junto al reconocimiento de la riqueza socio religiosa de los pueblos originarios; y, la apertura al encuentro cultural entre la fe y la razón a través del verdadero sustrato de la comunicación: el diálogo y la palabra. "Eliminando esas tradiciones de capelos a las iglesias preponderantes, voltear a las periferias es poner los ojos sobre comunidades católicas que jamás se hubieran imaginado". Con el consistorio del 28 de noviembre, el séptimo de su pontificado, Francisco habrá creado 88 nuevos cardenales de 56 naciones, 16 de las cuales nunca antes habían tenido un cardenal.

El Centro Católico Multimedial (CCM) expuso que para la Iglesia católica, imponer el birrete cardenalicio "implica una especialísima deferencia del pontífice a un obispo destacado por sus calidades, sapiencia o labor pastoral".

Felipe Arizmendi Esquivel se convierte en un cardenal sui generis a los que ha acostumbrado el Papa Francisco.

Para México, tres son los casos específicos. Arizmendi lo ha escrito en sus acostumbradas reflexiones semanales.

Él mismo inició esta especie de conversión pastoral para fortalecer la "opción indígena" que tuvo especial relieve con don Samuel Ruiz García. México vivía la campaña presidencial que acabaría con más de 70 años de sucesión hegemónica e ininterrumpida del Partido Revolucionario Institucional en el poder; la sociedad mexicana entraba en un nuevo milenio global de la mano de la tecnología que hoy domina la cultura (motores de búsqueda, redes sociales, navegación gps, servicios streaming por internet, la nube, etc.); y, la cada vez más deteriorada salud del papa san Juan Pablo II, moldeaba una Curia romana que miraba con desconfianza las periferias eclesiales, especialmente las diócesis marginales con comunidades indígenas, al punto de haber prohibido al obispo Arizmendi la ordenación de diáconos permanentes por el mero temor de que se estuviera 'abriendo la posibilidad' de ordenar presbíteros indígenas casados.

Francisco pidió perdón en su visita a Chiapas: ¡Qué tristeza!

Sin embargo, es necesario destacar que Felipe Arizmendi Esquivel ya no puede ser Papa.No puede participar en un cónclave para elegir o ser votado. "Felipe Arizmendi Esquivel, y siga haciendo muy fecundo su ministerio para bien de toda la Iglesia", expresó. Prácticamente, agregó, Francisco ha hecho una deferencia a la persona del obispo emérito de San Cristóbal de las Casas.

Otro de los largos trabajos realizados por Arizmendi fue la redignificación de la celebración litúrgica católica en lenguas indígenas.