Martes, 27 Octubre, 2020


Vaticano abre juicio penal contra dos sacerdotes por abuso sexual

Aplazan la declaración de los sacerdotes italianos acusados de abusos en un Preseminario ¡Histórico! Vaticano abre por primera vez un juicio por abusos sexuales dentro de su territorio
Orlondo Matamoros | Octubre 17, 2020, 19:10

Dos sacerdotes comparecieron este miércoles ante el tribunal penal de la Santa Sede, uno acusado de violar a un monaguillo en el seminario juvenil vaticano y el otro por presuntamente encubrirlo.

Según el acta judicial, el padre Gabriele Martinelli, de 28 años, está acusado de abusar de su autoridad de seminarista mayor para obligar a la víctima a realizar "actos carnales" de sodomía y masturbación por medio de violencia y amenazas.

En el momento del delito, ambos eran menores de edad y se encontraban en "preseminario", un espacio que sirve para que los adolescentes aclaren sus inquietudes religiosas y decidan si inician la vida sacerdotal.

Por su parte, Enrico Radice, de 71 años, es acusado de encubrir estos hechos como rector del preseminario y de ayudar en repetidas ocasiones a Martinelli a eludir las investigaciones en su contra.

El presidente del Tribunal del Vaticano, Giuseppe Pignatone, ex procurador antimafia de Roma, recordó que el 3 de octubre de 2013 don Radice desestimó las denuncias presentadas por la víctima en una carta que le envió al obispo de Como, Diego Attilio Coletti, hablando de "fumus persecutionis" (humo de persecución). Lo anterior, asegurando que las denuncias eran parte de una persecución.

El Vaticano vivió ayer el arranque de un juicio sin precedentes en la historia moderna de la Iglesia. En el 2018 insistió durante un interrogatorio ante los fiscales de la Santa Sede en que desconocía los actos "libidinosos y homosexuales" que ocurrían en el interior de San Carlo.

La justicia del Vaticano abrió diligencias en 2017 después de la publicación del libro 'Pecado original' del periodista italiano Gianluigi Nuzzi en el que denuncia los abusos cometidos en ese seminario entre 2011-2012. "Ni siquiera entendía realmente qué estaba pasando", dijo a un programa de televisión.

Nuzzi fue juzgado y absuelto por el tribunal vaticano en 2016 por falta de competencias territoriales debido a la filtración de documentos.

Jarzembowski, expulsado tras las denuncias y que finalmente no se convirtió en sacerdote, será uno de los testigos de este juicio.

"Los hechos denunciados se refieren a años en los que la ley vigente en ese momento impedía un juicio en ausencia de la queja de la persona afectada antes de que se cumpliera un año desde los hechos", pero el papa Francisco firmó una disposición el 29 de julio de 2019 que eliminó esa condición, con el fin de que este tipo de delitos pudiera ser juzgado, comunicó el Vaticano cuando se abrió la investigación.

Mientras tanto, la diócesis de Como tomó como medida, en espera del juicio, la limitación de Martinelli del ejercicio del ministerio y fue suspendido de realizar actividades pastorales con menores y adultos vulnerables y también se tomaron medidas similares contra Radice.