Суббота, 27 Ноября, 2021


El papa Francisco recibió un auto a hidrógeno convertido en papamóvil

Francisco durante la entrega del papamóvil nipón Francisco durante la entrega del papamóvil nipón
Frascuelo Febo | Октября 15, 2020, 02:23

Habrá otra unidad similar, ambas construidas expresamente por el fabricante nipón, que se utilizará para los desplazamientos del Papa Francisco en su próxima visita a Japón, programada para noviembre.

Y es que este Toyota Mirai Papamóvil fue transformado a partir de la berlina que es a una suerte de camioneta, una modificación estructural para dar respuesta a la función de este vehículo pero mantiene intacta su arquitectura mecánica como vehículo con tanque de almacenamiento de hidrógeno con el que producir la energía eléctrica que el motor del automóvil utiliza para su motricidad.

Siguiendo la fórmula de los demás papamóviles, este Toyota Mirai fue trabajado en la carrocería para que el Papa Francisco pueda viajar cómodamente, además de que sea perfectamente visible a las personas a su paso. Así el coche no contamina el medio ambiente, ya que sólo expulsa vapor de agua por el tubo de escape.

Fue el pasado miércoles, después de la audiencia general, cuando el sacerdote Domenico Makoto Wada, en nombre de los obispos japoneses, le entregó el vehículo, acompañado por el embajador de Japón ante la Santa Sede, Seiji Okada.

También hay un sistema de iluminación LED, un par de banderas diplomáticas del Vaticano situadas en las aletas delanteras, dos insignias doradas del Vaticano y un escalón montado en el umbral de la puerta trasera, que permite así al Papa Francisco un fácil acceso a la parte trasera de su nuevo papamóvil. Sin ir más lejos, hace apenas un año, Renault le regaló un Dacia Duster convertido a papamóvil.

Seguro que más de uno se quedó desconcertado con la noticia de que el Papa había sido obsequiado con un Lamborghini Huracán, montura poco habitual de Su Santidad.

Sin duda, el coche más espectacular de la flota de automóviles del Vaticano.

Cabe señalar, no obstante, que este ejemplar personalizado del Huracán Coupé (580 CV) fue bendecido y rubricado por el propio Pontífice con el objetivo de ser subastado.