Пятница, 22 Октября, 2021


Alberto Fernández descartó tocar los depósitos en dólares y aplicar una devaluación

El presidente del 56° Coloquio de Idea El presidente del 56° Coloquio de Idea Roberto Alexander
Eduardo Anchondo | Октября 15, 2020, 08:48

El presidente Alberto Fernández inauguró este miércoles el foro empresario de Idea con un mensaje para construir "un capitalismo más solidario" luego de haber "tocado el fondo del pozo" tras el gobierno de Mauricio Macri y los efectos de la pandemia.

"Tenemos problemas y hoy mismo enfrentamos un problema por la falta de divisas que heredamos, por una desconfianza que se crea porque se repiten cosas que no son ciertas, desde los que plantean que se viene una devaluación o que podemos quedarnos con los depósitos de la gente; jamás haría semejante cosa", aseguró en el coloquio que se desarrolla bajo el lema "Qué país queremos ser". También volvió a arremeter contra las personas que se movilizaron el lunes contra el gobierno nacional.

"El mayor flagelo es la intolerancia, la descalificación del otro por no pensar como yo, eso nos ha llevado a una Argentina dividida que no tira para el mismo lado y solo trae problemas".

El Presidente explicó también que, "cuando eso no pasa, la dignidad y la probidad de los jueces está puesta en tela de juicio, y el sistema judicial sufre", y dijo que, por otra parte, al Gobierno le "interesa que la calidad institucional funcione a pleno".

"No hablo solo de la política".

"Se plantearon protestas en la casa de jueces, en algún caso de la vicepresidenta y en la puerta de la Residencia de Olivos, con reclamos de la más variada especie repletos de agresión, de insultos y de maltrato. Ese país no funciona más", desarrolló. "Mejoremos de otro modo, con reglas claras y un capitalismo solidario", dijo.

La intervención de Fernández se extendió por más de media hora, donde repasó la herencia que recibió su gobierno de la gestión de Cambiemos ("cuando llegó el coronavirus ya estábamos en terapia intensiva") y la estrategia ante la pandemia. Entonces recordó que "cuando llegamos al Gobierno la Argentina tenía 36 puntos de pobreza, muy pocas reservas, con una fuga de 23 mil millones de dólares, con un cepo que impedía acceder al dólar, con un país recesivo con dos años de caída permanente del consumo, que había cerrado a más de 25 mil pymes, que había potenciado el desempleo y la precarización del trabajo a través de las formas del Monotributo".

"Lo que necesitamos una Argentina que crezca con confianza y que los empresarios entiendan de una vez y para siempre que tenemos que trabajar juntos para desarrollar a la Argentina", expresó el mandatario.

"Cuando planteamos cosas vinculadas a la Justicia no lo hacemos para buscar la impunidad de nadie".

"Me pregunto qué pensarían ustedes si yo busco jueces amigos para cubrir vacantes. Eso es lo que se hizo antes, con el silencio cómplice de muchos, eso está mal".

"Si yo quisiera ser un sinvergüenza que aprovecha ese antecedente para que la Justicia ´se organice´ entre comillas, con esas lógicas, me hubiera quedado callado y hubiera aprovechado los precedentes de los que me precedieron en el cargo", dijo el mandatario en alusión a Macri.

En ese marco, les dijo a los empresarios que "la seguridad jurídica" que reclaman "exige jueces dignos y probos", para lo cual se tienen que dar los pasos establecidos por la Constitución, que prevén "un concurso de antecedentes, el acuerdo el Senado y ser designados por el Poder Ejecutivo Nacional".

Por último, lamentó que "esas batallas muchas veces son mostradas mediáticamente como batallas irracionales" cuando "lo único irracional es seguir con las mismas prácticas, que lo único que hacen es seguir haciendo las cosas mal, y lo más importante es que la Justicia las legitima y, ahí sí, quedamos en el peor de los mundos". Remarcó, además, que "tenemos que trabajar juntos para encontrar la salida". "Estamos proponiendo que Argentina recupere una justicia que se ha perdido".