Viernes, 14 Agosto, 2020


Hambruna se agrava ante pandemia: ONU

Peor que el virus El hambre. Pintura de Georgina Echeverría
Orlondo Matamoros | Julio 14, 2020, 01:26

Entre las instituciones anexas a la ONU que desarrollaron el informe sobre seguridad alimentaria y nutrición en el mundo se encuentran la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), el Programa Mundial de Alimentos (WFP), el Fondo para la Infancia de la ONU (Unicef), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pese a tener una capacidad más que suficiente para abastecer de alimentos a su población, el hambre afectó a cerca de 47,7 millones de personas en América Latina y el Caribe en 2019, o un 7,4 por ciento de habitantes, según un informe publicado el lunes por la FAO junto a otras agencias de Naciones Unidas.

La previsión se basa en las estimaciones que indican un desplome del producto interior bruto mundial de entre el 4.9 % y el 10 %.

Las proyecciones preliminares basadas en las perspectivas económicas mundiales disponibles sugieren que la pandemia "puede añadir entre 83 (millones) y 132 millones de personas más a las filas de los desnutridos en 2020", según el informe. "Si la tendencia actual sigue adelante no vamos a lograr la meta de 'hambre cero' para 2030" expresó Guterres.

En la misma línea se mostró la presidenta del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas, Mona Juul, quien apuntó: "La COVID-19 amenaza nuestro bienestar (.) y está exacerbando el hambre y la inseguridad alimentaria". Los datos recabados demuestran que los hambrientos crónicos comenzaron a aumentar "lentamente" en 2014 y siguen haciéndolo hasta hoy, después de disminuir durante décadas.

Las proyecciones del SOFI indican que el hambre, considerada como una estimación del número de personas que no consume las calorías suficientes para llevar una vida activa y saludable, afectará a casi 67 millones de personas en 2030, es decir, cerca de 20 millones más que en 2019.

América Latina y el Caribe se convirtió este lunes además en la segunda región más afectada del mundo por el nuevo coronavirus en número de muertos detrás de Europa, con 144.758 decesos declarados.

En Asia, el número de hambrientos se redujo de 8 millones desde 2015, aunque ese continente alberga a más de la mitad de los desnutridos.

El 9% de la población regional sufre inseguridad alimentaria "grave", lo que significa que las personas se han quedado sin alimentos y, en el peor de los casos, pasan un día o varios días sin comer, explicó la FAO.

El documento desvela "grandes desigualdades regionales" en términos porcentuales.

"Necesitamos una respuesta extraordinaria de los gobiernos, del sector privado, la sociedad civil y las organizaciones multilaterales", dijo Berdegué, instando a los países y a todos los sectores a tomar medidas a gran escala para enfrentar el alza del hambre, la inseguridad alimentaria, la pobreza y la malnutrición. Esta debe ser "nutritiva", sobre todo para los niños.

"Debemos transformar los alimentos para que se reduzcan los costos nutritivos y que todo el mundo pueda acceder a alimentos saludables", expuso el director general de la FAO, Qu Dongyu.

América Latina y el Caribe es la única región en desarrollo con una prevalencia de emaciación (niños y niñas que tienen bajo peso para su talla) que está por debajo de las metas de la Organización Mundial de la Salud y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: 1,3 por ciento.

En todos los continentes, la obesidad en los adultos está en aumento y las dietas saludables con frutas, verduras y alimentos ricos en proteínas resultan inaccesibles para unas 3.000 millones de personas.

En 2019, entre un cuarto y un tercio de los niños menores de cinco años, unos 191 millones, sufrían problemas de desarrollo, mientras que otros 38 millones de menores tenían sobrepeso.