Lunes, 28 Setiembre, 2020


Papa Francisco destaca desarrollo de cooperativas a favor de energía renovable

El Papa pide aplicar cese al fuego para brindar asistencia humanitaria por COVID-19 El papa pide que se implemente la tregua por el Covid-19 solicitada por la ONU
Orlondo Matamoros | Julio 07, 2020, 15:55

Espero que esta decisión se aplique con eficacia y prontitud por el bien de las muchas personas que están sufriendo.

En su discurso del Ángelus, el papa reflexionó sobre la lectura del Evangelio dominical de San Mateo, en la que Jesús agradece a Dios por haber ocultado el misterio del reino de los cielos "a sabios e inteligentes" pero que fueron revelados "a los pequeños".

La verdadera sabiduría también viene del corazón; no es sólo entender las ideas: la verdadera sabiduría también entra en el corazón.

Luego de más de tres meses de negociaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU finalmente se unió el 1 de julio para aprobar una resolución respaldando el llamamiento del jefe de la organización, António Guterres, a una tregua global durante la pandemia de Covid-19. "Es el modelo de los 'pobres de espíritu' y de todos los demás "bienaventurados" del Evangelio, que hacen la voluntad de Dios y dan testimonio de su Reino", sentenció.

El 'descanso' que Cristo ofrece a los cansados y oprimidos no es un alivio solamente psicológico o una limosna donada, sino la alegría de los pobres de ser evangelizados y constructores de la nueva humanidad. Este es el alivio: la alegría, la alegría que nos da Jesús. "Que esta Resolución del Consejo de Seguridad pueda convertirse en un primer paso valiente para un futuro de paz", dijo. Esto es, dijo el Papa, "el alivio y la alegría única que nos da Jesús, su propia alegría".

El papa Francisco calificó este domingo de loable la solicitud de un cese al fuego global e inmediato realizado esta semana por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Como en la primera y en la tercera bienaventuranza, la de los humildes o pobres de espíritu; y la de los mansos (cfr Mt 5, 3-5), la mansedumbre de Jesús, no es un modelo para los resignados ni simplemente una víctima, sino que es un Hombre que vive "de corazón" esta condición en plena transparencia al amor del Padre, es decir al Espíritu Santo.

El Papa explicó que el mundo "exalta" a los ricos y poderosos y a veces "pisotea" a la persona humana y su dignidad.