Domingo, 12 Julio, 2020


Famsa se acoge al capítulo 11 de quiebra

Famsa solicita protección por bancarrota en Estados Unidos- Tienda Famsa en Estados Unidos Tienda Famsa en Estados Unidos
Frascuelo Febo | Julio 01, 2020, 02:21

El capítulo 11 del código de bancarrota le da la oportunidad a Grupo Famsa de mantener operaciones en tanto inicia un proceso de renegociación con sus acreedores.

De hecho, el conglomerado precisó que la reestructuración prevista no afectará ninguna otra obligación distinta a los Bonos 2020.

El pasado 2 de junio, Fitch Ratings rebajó la calificación de Grupo Famsa de calificaciones de incumplimiento (IDR) de emisor local y extranjero a largo plazo a 'RD' desde 'CC', esto porque no pagó las notas del 1 de junio.

El modelo de Banco Ahorro Famsa es el llamado banco-tienda, y va enfocado al sector de la población de menores ingresos.

Famsa presentó una solicitud voluntaria bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos, con lo cual la compañía espera solucionar sus problemas financieros.

Ciudad de México. Grupo Famsa pidió protección contra acreedores al amparo de la ley de quiebra de Estados Unidos, con el fin de reestructurar su deuda.

En el mismo reporte, la compañía regiomontana afirmó que continuará operando de forma normal en todos sus negocios.

Al respecto, Humberto Garza Valdez, director general de Grupo Famsa dijo que de las 356 boletas contadas, el 96 por ciento recibió los votos afirmativos del principal, 48.6 millones de dólares, moneda de curso legal en Estados Unidos, y más del 98 por ciento en número de tenedores, 351 que votaron.

"Grupo Famsa tiene la intención de buscar la aprobación expedita del plan con acuerdo previo de reestructura bajo el Capítulo 11 tan pronto como sea posible", señaló la empresa.

Lo anterior, apuntó, nos da la capacidad de seguir adelante con la refinanciación de los Bonos 2020 y continuar con nuestro negocio como de costumbre (sujeto a cualquier cierre obligatorio o necesario debido al brote de Covid‐19).

Con este proceso, aseguran que ninguno de sus acreedores y empleados se verán afectados.