Miércoles, 08 Julio, 2020


Bolivia acusa a Evo Morales de desestabilizar con ayuda de Nicolás Maduro

Bolivia. El Gobierno de Áñez alerta de nuevos intentos de La cancillería de Bolivia denunció a Evo Morales por intentar desestabilizar el gobierno interino con la complicidad de la dictadura de Nicolás Maduro
Orlondo Matamoros | Julio 01, 2020, 10:36

Agrega que "al mismo tiempo, la Asamblea Legislativa Plurinacional, controlada por el Sr".

"Llegan incluso a negar la existencia mínima de la enfermedad, lo que es aprovechado por el narcotráfico y la delincuencia organizada", reza el texto, que asegura que Bolivia, al igual que muchos países en el mundo, se enfrenta a la amenaza de la COVID-19, que ha dejado en el país por el momento 32.125 contagiados y más de mil muertos. "Esto es un inescrupuloso atentado contra la salud y la vida de los bolivianos", ha aseverado.

"El señor Morales, con la complicidad del régimen de Nicolás Maduro, ha recrudecido su campaña internacional de desinformación y difusión de noticias falsas para tergiversar la lucha del pueblo boliviano por la recuperación de la democracia", ha lamentado el Gobierno de Áñez, que ha agradecido el apoyo internacional recibido.

"Morales y sus aliados han convocado a los extremistas resguardados en las instituciones bajo su control para agudizar ese bloqueo político y administrativo", afirmó la Cancillería.

En ese marco, el Gobierno de Bolivia solicitó a la comunidad internacional que realice "un riguroso rechazo y condena a los violentos actores del narcoterrorismo".

Además de Evo, Romero y Montaño, las otras 14 personas denunciadas son: Carlos Montaño, hermano de la exministra; el cónsul de Bolivia en Barcelona, David Pareja Lozada; el responsable de elaboración de especificaciones técnicas de la AISEM, Roberto Velasco Rivera; el exjefe de Planificación del Ministerio de Salud, Luis Fernando Via; Rafael Vargas; Javier Memo Barrientos; Orlando Zurita, vicepresidente del MAS en Cochabamba; Esther Soria Gonzales, gobernadora de Cochabamba; Andrónico Rodríguez, vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba; Mario Severich Bustamante, alcalde de Colcapiruha; Saúl Lara, exministro de Gobierno de Carlos Mesa; Walter Illanes, alcalde de Cliza; Rimer Agreda, expresidente del MAS en Cochabamba; e Iñaki García, empresario español.

El gobierno de la presidenta Jeanine Áñez responsabiliza permanentemente al Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales de promover el descontento y ha arreciado las declaraciones en su contra a medida que se acercan las elecciones generales del 6 de septiembre.

Las 17 personas son sindicadas por haber sostenido comunicación con el exdirector jurídico del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, y el denominado "testigo clave", Fernando Humerez.

El escándalo de los respiradores estalló el pasado mayo al destaparse que el gobierno de Bolivia pagó más de 27.000 dólares por respirador a la empresa española GPA Innova cuando su precio de mercado sería de unos 7.000 dólares.

La consecuencia inmediata fue el cese del ministro de Salud Marcelo Navajas, quien apenas llevaba un mes al frente de la cartera de Salud, que fue detenido y mandado a prisión preventiva, así como el arresto de otros implicados en la gestión de la compra.