Viernes, 03 Julio, 2020


Prevén contracción económica del 8.7 por ciento en la eurozona

Prevén contracción económica del 8.7 por ciento en la eurozona Archivo
Frascuelo Febo | Junio 05, 2020, 17:06

El rebote llegaría en 2021.

El incremento de la preocupación del Banco Central Europeo (BCE) por la creciente amenaza de deflación en la zona euro explica en parte la decisión de la institución presidida por Christine Lagarde de aumentar la potencia de sus medidas de estímulo, según ha señalado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, para quien no está descartada la posibilidad de que el Consejo de Gobierno del instituto emisor de la eurozona discuta en el futuro la compra de bonos que caigan por debajo del grado de inversión.

El Consejo de Gobierno del BCE decidió ayer responder a los efectos de la Covid-19 ampliando su programa de compra de activos contra la pandemia (PEPP) en 600.000 millones de euros, elevando así la potencia de fuego total del programa hasta 1,35 billones de euros.

Las compras netas en el marco del programa de compras de activos (APP) continuarán a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros, conjuntamente con las compras con una dotación de 120.000 millones de euros adicionales que se realizan con carácter temporal hasta final de año.

El gobernador del Banco de España, presentado por la agencia a sus 49 años como potencial candidato en el futuro a la presidencia del BCE, defiende que el instituto emisor de la eurozona puede alinear sus compras con la clave de capital más adelante, dentro de la vida del programa PEPP, subrayando que esta no representa una restricción a corto plazo.

Lagarde añadió que "la economía de la zona del euro experimenta una contracción sin precedentes" y que hay señales de que se ha tocado fondo, pero la mejora es leve.

Sin embargo, en caso de un rebrote sustancial de los contagios, la economía de la zona euro podría llegar a sufrir un desplome de hasta el 12,6% en 2020, con apenas una recuperación del 3,3% del crecimiento en 2021 y del 3,8% en 2022.

En marzo había pronosticado un crecimiento del 1.3 por ciento en 2021 y del 1.4 por ciento en 2022; por lo que se ha producido una revisión al alza de 3.9 puntos porcentuales para el próximo año y de 1.9 puntos porcentuales para 2022.

Lagarde añadió que la información de encuestas, indicadores de alta frecuencia y datos duros apuntan "una significativa contracción del PIB real en el segundo trimestre", pero espera que la actividad económica de la zona del euro repunte más en el tercer trimestre del año porque las medidas de contención se relajarán más y tendrá el apoyo de unas condiciones de financiación favorables y de una política fiscal expansiva.

"No obstante, la velocidad y la escala del repunte sigue siendo muy incierto", según Lagarde.

El BCE quiere evitar que las primas de riesgo suban en los países que ya estaban muy endeudados y ahora se van a tener que endeudar más para afrontar los costes sanitarios, económicos y sociales de la pandemia.