Lunes, 01 Junio, 2020


"La retribución al accionista sigue siendo una prioridad para CaixaBank" — Jordi Gual

Gual pide compartir los gastos en la UE para evitar la “distorsión del mercado único” El consejero delegado de CaixaBank Gonzalo Gortázar y el presidente Jordi Gual en una imagen de archivo
Frascuelo Febo | May 24, 2020, 00:36

La cúpula de CaixaBank ha subrayado ante los accionistas en la junta general ordinaria, celebrada de forma telemática desde Barcelona, que la entidad afronta esta crisis con mucha "fortaleza comercial" y un modelo de bancaseguros que "ha demostrado su efectividad". En el mensaje lanzado a los socios de la entidad financiera, Gual ha precisado que cuantificar la caída del producto interior bruto (PIB) español es difícil, entre otra razones porque hay incertidumbre sobre a qué ritmo se superará el impacto sanitario.

"En el mejor de los casos, tanto en España como en Portugal estaríamos ante descensos de la actividad muy superiores al de los peores años de la gran recesión", ha declarado.

Desde la entidad consideran que esta recuperación dependerá del grado de contención del virus, del acceso a una vacuna o a tratamientos efectivos, pero también a la efectividad de las políticas económicas.

Gual ha destacado que, a pesar de los efectos económicos de la pandemia, se han tomado medidas decisivas desde diferentes ámbitos para contrarrestar la caída de la actividad. "Podremos nuestra parte para cubrir las necesidades de financiación de los clientes y ayudando a los clientes".

"Las medidas adoptadas van en la dirección correcta", ha señalado Gual, pero ha recordado que es imprescindible un esfuerzo fiscal europeo. En este sentido, Gual ha calificado como "muy positivo" el acuerdo entre Alemania y Francia, indicando que "sería deseable que saliera adelante". Ha ponderado, también, la actuación del Banco Central Europeo (BCE) para facilitar la abundancia de liquidez en los mercados.

"Es fundamental que el organismo siga garantizando que su política se transmite con efectividad a todos los rincones de la región, independientemente de la situación fiscal de los países miembros", ha insistido Gual.

En concreto, la entidad decidió reducir el pago correspondiente a 2019 de 15 céntimos a 7 céntimos por acción, lo que implica un pay-out del 24,6% y una rentabilidad por dividendo del 2,5%. "Nuestra estrategia es conservadora, y la propuesta de dividendo también refleja ese compromiso".

El banco ha gestionado financiación avalada por el Estado por más de 12.000 millones. También para el 2020 se prevé una dividendo no superior al 30% del beneficio neto.