Sábado, 06 Junio, 2020


Estiman que en Latinoamérica habrá más de 11 millones de desocupados

Para América Latina la Cepal y la OIT alertaron que el desempleo afectará a 37.7 millones de personas Para América Latina la Cepal y la OIT alertaron que el desempleo afectará a 37.7 millones de personas
Orlondo Matamoros | May 23, 2020, 01:44

"Para ello serán necesarios recursos institucionales y presupuestarios reforzados que garanticen su cumplimiento, y deben incluir buenas prácticas, como la puesta en marcha de un protocolo de salud y seguridad en el trabajo que incluya inducción al personal, la adopción de horarios de entrada y salida desfasados para evitar aglomeraciones, rutinas de desinfección y sistema de lavado de manos, uso obligatorio de mascarillas, y un protocolo en caso de que algún trabajador presente síntomas", indica el documento.

Así lo indicó la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación de su informe "Desafíos frente a la enfermedad por coronavirus", quien afirmó que se estarían cultivando las condiciones para un "enojo social" mayor al que existía antes de la pandemia.

La contracción económica en América Latina que CEPAL estima será de un 5,3% este año -la peor desde 1930- y tendrá "efectos negativos" sobre la tasa de desocupación de la región, que pasará de un 8,1% el 2019 a un 11,5% este año, según las proyecciones presentadas por ambos organismos en su sede regional en Santiago.

El área de análisis de BBVA México y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informaron que de caer 7 por ciento el PIB de México en este año la población en situación de pobreza por ingresos llegará a 58.4 por ciento, lo que representa un aumento de 12 millones de personas, mientras que 26.6 por ciento estará en pobreza extrema, pero si la caída es de 12 por ciento, el aumento será de 16.4 millones de personas. "De profundizarse la contracción económica la tasa de desocupación será mayor", detalló la CEPAL.

"Tal panorama es el que lleva a los dos organismos a alertar sobre una afectación negativa en la dinámica de la pobreza y la desigualdad". Las cifras de desempleo afectarán de forma muy dura a los más vulnerables de la región, provocando el aumento de la pobreza en 4,4 puntos porcentuales y la pobreza extrema en 2,6 puntos porcentuales respecto de 2019.

Ante ello, proponen un ingreso básico de emergencia "equivalente a una línea de pobreza (143 dólares de 2010) durante seis meses para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares". Esto supondría un gasto adicional del 2,1% del PIB para abarcar a todas las personas que se encontrarán en situación de pobreza en 2020, refiere el documento presentado.

Pero como la crisis desatada por el coronavirus sacó más a relucir la debilidad que tienen los países de América Latina en términos de vulnerabilidad de la población, los dos organismos señalan que, el objetivo a largo plazo debe ser la implementación gradual de un ingreso básico universal, sustentado por mecanismos sostenibles e innovadores de financiamiento. Asimismo, en paralelo a las políticas laborales se requiere un sistema de protección social basado en un enfoque de derechos, sensible a las diferencias, con políticas universales, redistributivas y solidarias.