Martes, 07 Julio, 2020


Alemania defiende un MEDE sin condiciones ni vigilancia de una Troika

Las cartas de Sánchez el skype de Calviño y Botín España batalla en la UE Alemania defiende un MEDE sin condiciones ni vigilancia de una Troika
Frascuelo Febo | Abril 06, 2020, 20:34

El plan se elevará a una cumbre europea, que podría celebrarse también la semana que viene, y se espera que sea el arranque de "una respuesta fuerte y coordinada (...) frente a unos desafíos económicos sin precedentes", según la descripción recogida en los documentos que servirán de base al buscado acuerdo. Se trataría de un plan que prevé activar el fondo de rescate europeo, usado ya en 2012 y conocido como MEDE.

El plan actualizado tras la cumbre apunta a la creación de un nuevo instrumento de financiación, bautizado por ahora como Rapid Financing Instrument, y con "una capacidad de financiación de global de unos 80.000 millones de euros". Esa línea de crédito estaría disponible hasta 12 meses, con una dotación para cada país proporcional a su participación en el capital del Mede o vinculada a factores como la gravedad de la pandemia o la envergadura del daño económico sufrido. Según los documentos del Eurogrupo, en este plazo "daría tiempo suficiente para la absorción del shock económico". Además, el coste de la financiación será reducido al mínimo para que los países que opten a ella sigan viéndolo como un recurso atractivo para el que solo deben abonar las comisiones ineludibles. "Pero el MEDE está dispuesto a desvincular sus líneas de crédito de la lógica de la crisis de la deuda soberana", afirmó Centeno, ministro portugués de Finanzas.

Estos fondos solo se podrán usar para combatir la crisis sanitaria y para acceder a ellos se deberá respetar el pacto de estabilidad.

En total, esta otra línea de financiación puede llegar a proporcionar un crédito equivalente de hasta el 2% del PIB del país solicitante. En esta alternativa también se contempla la posibilidad de que el Mede compre deuda pública al país solicitante.

Finalmente, Europa abre la puerta a "un Fondo paneuropeo de garantías en respuesta al Covid-19", que estaría gestionado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y a través del cual inyectaría hasta 200.000 millones a las compañías basadas en territorio europeo. Las operaciones estarán avaladas conjuntamente por los estados miembros, que tendrán que ofrecer por adelantado avales por valor 25.000 millones de euros.

Todas estas medidas se sumarían a la ya anunciada y bautizada como Sure, una propuesta de reaseguro de empleo que consiste en proporcionar subsidios públicos respaldados por la UE para el mantenimiento del empleo en los países más golpeados por el virus.