Viernes, 29 May, 2020


"El rey" cumple 80 años — Vicente Fernández

Vicente Fernández cumple 80 años con amor a sus raíces y a su público "El rey" cumple 80 años — Vicente Fernández
Eduardo Anchondo | Febrero 19, 2020, 04:37

Vicente Fernández celebra sus 80 años rodeado de sus familiares, amigos y conocidos.

Eso, ya que recibió un homenaje en el rancho Los 3 Potrillos; en el que la cabalgata charra, el sabor del tequila y el canto amargo de Guadalajara se dejó sentir en todos pero, principalmente en él, quien dijo ante los medios que "es muy difícil recordar tantos años, pero los que viví en mi carrera me los llevó muy adentro de mi corazón". Para mí, siempre va a ser el público una cosa que llevaré como mi familia y querré siempre como tal. "La satisfacción de que vengan niños chiquitos, que canten mis canciones se siente muy bonito", dijo en entrevista Don Vicente.

"Extraño los aplausos y el cariño de la gente... bueno no, porque el cariño aquí está, pero si los aplausos y cantar. Pero sí, sus aplausos y cantar, pero yo siempre dije que me iba a retirar antes de que mis facultades comenzaran a mermar".

"Lo que se ve no se pregunta, yo me siento así como estoy [risas]. Yo me dedico a demostrar al público todo lo que los quiero y hasta ahí".

El charro de Huentitán, Vicente Fernández festeja su cumpleaños número 80 y lo hará a lo grande en su rancho "Los tres Potrillos", la fiesta dura varios días y los festejos ya empezaron con el Campeonato Charro VFG VIP 2020 en el lienzo charro del rancho del cantante.

La elaboración de la bebida corrió a cargo de la Destiladora Santa Virginia y viene en dos presentaciones: añejo y extra añejo cristalino; aún no está a la venta al público, pero ya se trabaja en una estrategia de mercadotecnia. Todo el mundo se hace un tequila, y el tequila es la tradición de México, es la bebida tradicional de México, entonces yo no me podía quedar atrás.

"Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no dejará de cantar", era la frase más esperada de este astro de la canción mexicana, en cuyos conciertos afloraba esa costumbre suya de no soltar el micrófono hasta que cesaran los aplausos.