Lunes, 27 Enero, 2020


Hakan Sukur: De leyenda de Turquía a conductor de Uber

Hakan Sukur, de ser goleador y millonario a perderlo todo y manejar un Uber La vida del ex crack que metió el gol más rápido del mundo
Alejandro Castrejon | Enero 14, 2020, 04:42

Desde ese momento ha denunciado con persistencia una persecución por parte del partido que lidera el presidente Recep Tayyip Erdogan. El ex capitán y máximo goleador de la historia turca, ha pasado de ser un ídolo futbolístico en su país a conducir un Uber tras verse en la necesidad de emigrar a Estados Unidos, después de los escándalos de corrupción que le salpicaron a él y al que fue su partido político.

No solo eso sino que también el ex artillero de Blackburn Rovers vende libros y, de esa manera, pudo afrontar el fracaso de un emprendimiento que había decidido comenzar en Palo Alto, California.

Su trabajo y su familia es lo único que tiene, porque al turco le arrebataron todo en su país: "Estoy empezando a trabajar ahora".

"Estoy empezando a trabajar ahora".

En 2011, Sukur ingresó al Parlamento turco por la formación política AKP, partido de Erdogan. No me queda nada en ninguna parte del mundo. Erdogan me quitó todo. "Mi derecho a la libertad, el derecho a explicarme, a expresarme, el derecho al trabajo", sentencia Sükür, que sigue defendiendo su inocencia sobre su supuesta implicación en el golpe de estado y pidió a Erdogan que "regrese a la democracia, la justicia y los derechos humanos". La fiscalía lo acusaba de "pertenencia a un grupo terrorista armado", en referencia a la organización del antiguo predicador musulmán Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, a quien Ankara consideraba como organizador del golpe, precisó la agencia progubernamental Anadolu. Pero me llamo Hakan Sükür. ¿Pueden señalar qué crimen debería haber cometido?

Una de las figuras de aquella selección fue Hakan Sukur, un delantero letal y clave en la importante campaña del combinado otomano, que además llegó a jugar en el Inter de Milán.

El exjugador debió huir a Estados Unidos, dejando a su padre encarcelado y con cáncer, la misma enfermedad que sufría su madre.

El ex futbolista señaló en una entrevista con el diario alemán Welt am Sonntag que la situación política no le permite vivir de otra forma. No obstante, debió cerrarlo por sufrir hostigamientos.