Jueves, 24 Setiembre, 2020


Japonesa imitó a los ninjas y escribió con tinta invisible

Fue el trabajo más creativo de todos universitaria obtiene la nota máxima en ensayo tras entregar una hoja en blanco Japonesa imitó a los ninjas y escribió con tinta invisible
Orlondo Matamoros | Octubre 12, 2019, 02:09

Su trabajo fue altamente valorado por el profesor, que le puso un sobresaliente y subrayó su gran creatividad.

Las palabras fueron apareciendo a medida que el profesor calentaba el papel sobre su estufa de gas.

Eimi Haga, de 19 años, aplicó una técnica ninja llamada "aburidashi". Posteriormente, exprimió las semillas trituradas en un paño, mezcló el extracto con agua y aplicó el resultado a un pincel que usó en tres tipos de papel tradicional 'washi' (papel fino japonés). Cuando secó, las palabras se volvieron invisibles.

"Fue algo que aprendí de un libro cuando era pequeña", le contó Eimi a la BBC. El profesor, además, elogió su creatividad.

"Lo pensé durante un rato y se me ocurrió la idea del 'aburidashi'".

La estudiante japonesa Eimi Haga entregó una hoja completamente en blanco en el examen del curso de historia ninja que estaba realizando en la Universidad de Mie, en Japón. ¿La sorpresa?

Una vez la tinta se absorbió, se volvió invisible, aunque para evitar que su profesor pensara que no había nada escrito, le adjuntó una nota en la que le pedía que calentara el papel.

Los ninjas practican ninjutsu, el arte marcial japonés de la guerrilla.

Se popularizaron en películas y series norteamericanas, como Enter the Ninja, pero ese retrato de ellos puede ser erróneo.

"Había visto muchos textos escritos en código, pero nunca uno en aburidashi", explicó. Admitió que, aunque tenía ciertas dudas de que las palabras aparecieran claramente, los resultados lo sorprendieron gratamente. Pero cuando efectivamente calenté el papel sobre la estufa en mi casa, las palabras aparecieron muy claras y pensé: "'¡Bien hecho!'"

Yamada afirma que no dudo en darle a Haga la más alta calificación, aunque admitió que no leyó todo el trabajo porque quería dejar parte del papel sin calentar "en caso de que los medios de comunicación lograran enterarse de esto y pudieran tomarle una foto".

"Por eso no me preocupaba realmente sacar una mala nota por mi ensayo, aunque el contenido en sí no fuera tan especial".