Martes, 07 Julio, 2020


Alemania anuncia plan de 59.000 millones de dólares para combatir crisis climática

Alemania anuncia plan de 59.000 millones de dólares para combatir crisis climática Alemania anuncia plan de 59.000 millones de dólares para combatir crisis climática
Orlondo Matamoros | Setiembre 22, 2019, 06:41

Acordado en el pacto de coalición que sellaron en marzo del año pasado, este paquete de medidas climáticas también tiene un objetivo político: reforzar el gobierno entre conservadores y socialdemócratas.

La coalición gobernante en Alemania logró finalizar, después de 20 horas ininterrumpidas de reuniones, los detalles del Paquete Climático, un extenso paquete de medidas para hacer frente al cambio climático, que la canciller Angela Merkel llamó "desafio de la humanidad".

Hay previstas medidas que pretenden que la primera economía europea logre cumplir sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero y dar respuesta al clamor ecologista en la sociedad; se pretende obligar a pagar al sector del transporte y de la construcción por las emisiones de CO2, encarecer los vuelos nacionales y rebajar el coste de los billetes de tren y del transporte público en general.

Según el proyecto de acuerdo que se está negociando, podrían aprobarse inversiones 'de una cantidad de tres cifras en miles de millones de euros', es decir, al menos 100.000 millones de euros, para 2030.

Merkel aseguró hace unos días que "proteger el clima es un reto para la humanidad", mientras que el vicecanciller, el socialdemócrata Olaf Scholz, aseguró que trabajan en "un paquete del clima muy ambicioso".

El objetivo compartido de las negociaciones ha sido impulsar un plan en el que las nuevas políticas no perjudiquen ni a la industria ni tampoco a la clase trabajadora, un plan económicamente sensato y socialmente aceptable, como lo ha descrito Merkel. El partido socialdemócrata prefiere fijar una tasa para el dióxido de carbono, a la que los conservadores se han opuesto: la CDU opta por poner precio y comerciar con las emisiones contaminantes.

Pero por otro lado, unas propuestas poco ambiciosas enfurecerían a los activistas contra el cambio climático y asegurarían que las manifestaciones semanales en todo el país continúen.

El país, que se comprometió a reducir las emisiones de CO2 un 40% en relación con 1990, solo lo habrá conseguido en un tercio.

Y es que la crisis perpetua en la que vive instalado el SPD amenaza con una salida abrupta del ejecutivo que partiría la última legislatura de Merkel.

Este gesto responde a la creciente preocupación por un tema que hasta ahora habían dejado en un segundo plano. La protección climática ya no es solo una reivindicación de grupos como el movimiento estudiantil Fridays for Future, que se manifiesta cada viernes, sino que cuenta con el apoyo de sindicatos, empresas e incluso la Iglesia protestante.

Así, la lucha contra el cambio climático es ya el asunto político más importante para los alemanes, según revela una encuesta de ARD publicada este mismo viernes. Según los organizadores citados por EFE, 80.000 personas acudieron a la marcha de la capital de Alemania. Sin embargo, el acuerdo del Gobierno no ha gustado a las organizaciones ambientales.

Se convocaron manifestaciones en 575 municipios del país, algo 'nunca visto', consideró la portavoz alemana del movimiento 'Viernes por el futuro', Luisa Neubauer, en un tuit. La izquierda lamenta que el ejecutivo haya aplicado medidas de mercado en lugar de una fuerte regulación.

Este paquete de medidas será presentado en la Cumbre del Clima de la ONU que se celebra en Nueva York. A pesar de las críticas, Merkel podrá ir ahí con un plan bajo el brazo.