Domingo, 23 Febrero, 2020


La ONU pide a Venezuela y Colombia diálogo para rebajar la tensión

Orlondo Matamoros | Setiembre 12, 2019, 21:57

"Nosotros llamamos a todos los colombianos a tener la serenidad del caso, saber que tenemos una fuerza pública suficientemente equipada y capaz. No hay que atender a esta amenaza, pues sería una insensatez pensar que pudiera ser real", dijo el martes la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez.

Entonces, si el régimen de Maduro está al borde de un ataque militar desde Colombia, ¿cómo puede calificarse esta campaña abierta que facilita información a su contendor? ¿La aprobarán sus asesores militares cubanos y rusos?

Ramírez aseguró que Colombia no caerá en "provocaciones", aunque afirmó que las fuerzas armadas están preparadas para responder ante "cualquier ataque externo", según un boletín de su despacho. Este es un acuerdo regional de defensa militar mutua, del que hacen parte 18 naciones americanas y se buscará con ello tratar el "impacto desestabilizador" de la crisis en el país petrolero.

El reciente anuncio del rearme de una fracción disidente de las guerrillas de las FARC avivó el conflicto entre Maduro y el gobierno de Iván Duque.

Las relaciones entre los dos países, muy complicadas desde hace tiempo, atraviesan nuevo pico de tensión diplomática desde que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunciara que desplegará un sistema de misiles antiaéreos en la frontera y ordenara los ejercicios militares.

Sin embargo, pese a que el Gobierno de Duque aspira a consolidar un nuevo proyecto en Venezuela, Colombia afronta varias problemáticas importantes, que se han agravado bajo el mandato del mandatario colombiano.

Al igual que medio centenar de naciones, Colombia reconoce al opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

"Además, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo aseguró ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, en Washington, que la administración venezolana de Nicolás Maduro emplea a grupos armados ilegales colombianos para la defensa de su territorio". "Los ejercicios militares son unos ejercicios de ocupación territorial, de soberanía y decirle al imperialismo norteamericano y la oligarquía de Colombia que dejen quieto al que quieto está", advirtió.