Lunes, 13 Julio, 2020


Demandan a una clínica de fertilización de EEUU por confundir embriones

Anni y Ashot Manukyan demandaron a la clínica de fertilización asistida. Crédito AFP Anni y Ashot Manukyan demandaron a la clínica de fertilización asistida. Crédito AFP
Orlondo Matamoros | Julio 13, 2019, 04:06

Una clínica de fertilidad de California (Estados Unidos) cometió una terrible seguidilla de errores en una serie de fecundaciones in vitro.

La fertilización in vitro es el método principal de las llamadas tecnologías de reproducción asistida (TRA), e involucra la extracción de óvulos de una mujer, la fertilización en el laboratorio y la transferencia de los embriones fecundados viables al útero de la mujer. A raíz de este tratamiento, nacieron dos bebés que no son hermanos entre sí ni tampoco son hijos de la gestante.

Anni y Ashot Manukyan, residentes de Glendale, suburbio de Los Ángeles, acusaron ante un tribunal a la clínica CHA Fertility Center por el mal manejo de sus embriones.

Según el diario The New York Post, un segundo intento un mes más tarde tuvo éxito, pero la pareja sostiene que expresó su preocupación desde que se le informó que gestaban dos varones, cuando los dos embriones viables que obtuvieron eran femeninos. Uno es de los Manukyan y el otro, de otra pareja no identificada. Fue así como descubrieron que les habían implantado los embriones de otras personas.

La pareja de Nueva York involucrada en el caso también demandó a la clínica.

Cuando ocurrieron los nacimientos, en marzo, según la demanda, el padre y la madre, que son ambos de origen asiático, se sorprendieron al encontrar que ninguno de los bebés tenía las características de su raza.

Los Manukyan dijeron a periodistas que no sabían que habían tenido un hijo hasta que la clínica los contactó para solicitarles una muestra de ADN que permitiera determinar si el niño nacido en Nueva York era suyo. Ese procedimiento no terminó en embarazo.

Después, las pruebas genéticas demostraron que los pequeños no estaban relacionados genéticamente ni el uno con el otro, ni con Y.Z. y A.P. Entonces, los neoyorquinos se vieron forzados a entregar los bebés a sus padres biológicos.

La tercera pareja quedó con la custodia del otro bebé.

"CHA hizo pasar a tres familias por un infierno viviente, nuestras vidas nunca serán las mismas", indicó Ashot Manukyan. "Peleamos por tener a nuestro bebé y ahora vamos a pelear para asegurarnos de que esto no vuelva a pasar jamás". "Anni y Ashot quedaron en la peor posición imaginable. Sus embriones fueron a una extraña y los embriones de una extraña fueron colocados en Anni", destacó.

La pareja está "devastada, no pudo traer a su niño al mundo ni cargarlo cuando nació".