Jueves, 16 Setiembre, 2021


Un rapero colombiano confesó un asesinato en una de sus canciones

Yersey Fernando Tami quien confesó con una canción de rap de tres minutos haber cometido el asesinato de Iván Castellanos Rangel un comerciante de 22 años de edad Un rapero colombiano confesó un asesinato en una de sus canciones
Eduardo Anchondo | Junio 13, 2019, 03:22

La Policía Metropolitana de Bucaramanga confirmó que el rapero Yersey Fernando Tami se entregó en la tarde de este lunes a las autoridades luego de confesar en una canción que mató a un hombre.

Este artista se hizo conocido por confesar en una de sus canciones el homicidio cometido contra Rangel; la canción fue publicada en internet.

Tras la revelación del crimen, el músico ahora se encuentra retenido por las autoridades de la ciudad de Bucaramanga, en donde enfrenta cargos por homicidio agravado, homicidio en tentativa y porte ilegal de armas tras el asesinato el pasado 4 de junio del comerciante Iván Castellanos Rangel, de 22 años, según lo reveló el diario colombiano El Tiempo a través de un informe compartido en su sitio en línea.

Yersey Tami pidió perdón a su familia y a los seres queridos de la víctima, además, dijo que con esta canción no buscaba ofender a nadie, según las autoridades de Colombia.

"Llegué y lo busqué, lo tomé sentado, no recuerdo exactamente y por rabia estaba cegado, otro tipo intentó arrebatarme, no tuve otra opción, tuve que dispararle, entonces yo huí quería salir de ahí, que me juzgue mi Diosito, pero tenía que ser así", cantó Yersey Tami en su canción 'Cosas del corazón'.

"Me voy dejando atrás mis hijos, mi trabajo, mi familia, mi carrera", posteó antes de ir a la Policía para responder por la muerte del novio de su expareja.

De acuerdo con familiares de la víctima del crimen, la paternidad de un menor de un año de edad fue el detonante del asesinato, ya que Yersey aseguraba que el bebé era su hijo y no de Iván como él lo presentaba. Además, reitera que ambos niños son suyos: "Que todos los que vean este vídeo se enteren de la verdad, que mi niño y mi niña son míos y no de ningún otro becerro".