Sábado, 28 Noviembre, 2020


Hace 2.500 años se consumía marihuana en ceremonias rituales - Revista

Los orígenes del consumo de cannabis hace 2.500 años. Max Plack Los orígenes del consumo de cannabis hace 2.500 años. Max Plack
Orlondo Matamoros | Junio 13, 2019, 20:16

Se localizaron más de 30 tumbas y su datación sitúa los entierros entre hace 2.560 y 2.370 años.

"Es la evidencia más fuerte y antigua de que la gente se drogaba con marihuana", dijo Mark Merlin, un botánico de la Universidad de Hawai que no participó en la investigación publicada el miércoles en la revista especializada Science Advances.

En un complejo de tumbas sofisticadas en la cordillera de Pamir -una región cercana a las fronteras de lo que ahora es China, Pakistán y Tayikistán- un grupo de científicos encontró diez recipientes de madera y varias piedras con residuos quemados de la planta de marihuana.

Los resultados mostraron una coincidencia exacta con la firma química del cannabis, en particular con la que contiene una alta cantidad de tetrahidrocannabinol (THC), que el agente psicoactivo más potente de la planta, lo que indicaría que la población sabía que había tipos específicos de plantas e interactuaban con ellas. "Podemos decir con un alto grado de certeza que usaban el cannabis en alguna forma de práctica ritual funeraria", comenta el director del laboratorio de paleoetnobotánica del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana y coautor Robert Spengler.

El cannabis es una de la plantas más antiguas cultivadas en el este de Asia y una de las más usadas hoy en el mundo como droga psicoactiva, pero se sabe poco sobre su empleo en el mundo antiguo como psicoactivo.

Durante el siglo pasado, arqueólogos hallaron semillas y plantas de cannabis enterradas en tumbas de zonas montañosas del Asia Central, incluyendo en el sur de Siberia, y otras partes en la región de Xinjiang, en el oeste de China.

"Encontrar evidencia del uso de drogas antiguas es un poco como encontrar una aguja en un pajar, porque este tipo de evidencia es rara debido a que existen pocas oportunidades para la conservación a largo plazo de los restos de actividades relacionadas con el uso de drogas, que es muy efímero, y no necesariamente deja mucho en el camino de la evidencia física", dijo Boivun. Tampoco está claro si el cannabis tenía otros usos en la sociedad, aunque "parece probable" que conocieran también la capacidad de la planta para tratar cierto síntomas y enfermedades, según un comunicado del Max Planck.

En la actualidad los estudiosos no se fían del simple hallazgo de semillas de la planta cannabis como prueba de su consumo, ya que históricamente la planta ha tenido múltiples usos, como la extracción de aceite y la obtención de fibras para hacer tela.

La investigadora de la Academia China de Ciencias de Pekín Yimin Yang destacó, en la rueda de prensa, que los análisis de los biomarcadores "abren una ventana única a los detalles de la explotación de plantas antiguas y a la comunicación cultural que otros métodos arqueológicos no pueden ofrecer".