Miércoles, 12 Agosto, 2020


Obesidad: por qué deberías apagar todas las luces y pantallas al dormir

Eduardo Anchondo | Junio 11, 2019, 23:05

Dormir viendo la televisión o con las luces encendidas podría desordenar tu metabolismo y provocar un aumento de peso o incluso obesidad, sugieren los resultados preliminares de un estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos que refuerza las evidencias que indican que estar expuesto a demasiada luz por las noches podría ser riesgoso para la salud.

"Es mucho más importante de lo que la gente cree por distintas razones de salud", subrayó. Los resultados fueron publicados en la revista especializada JAMA.

La exposición de luz y oscuridad contribuyen a mantener nuestro reloj interno de 24 horas, regulando el metabolismo, las hormonas del sueño y la presión arterial.

Cada vez más investigaciones indican que la interrupción de un ciclo normal de despierto-dormido podría contribuir a una mala salud, aumentando el riesgo de sufrir hipertensión, diabetes, depresión y obesidad.

El estudio realizado por las investigadoras Dale Sandler y Yong-Moon Mark Park del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente, en Carolina del Norte, realizó una encuesta a casi 4 mil mujeres y llevó un seguimiento de 5 años, tiempo en el que se hicieron preguntas sobre el lugar de residencia (ambiente rural o urbano), nivel de ingresos y peso. Las participantes, que no tenían antecedentes de cáncer o enfermedades cardiovasculares, no eran trabajadoras por turnos y no estaban embarazadas cuando comenzó el estudio, tuvieron que responder si dormían sin ningún tipo de luz, con un poco de luz nocturna, con luz afuera de la habitación o con una luz o la televisión encendidas en la misma habitación.

Analizando datos como peso, altura, circunferencia de la cintura y cadera e índice de masa corporal, los científicos estudiaron los casos de obesidad y aumento de peso experimentado por mujeres expuestas a luz artificial durante la noche en comparación con las que afirmaban dormir en entornos oscuros.

Los investigadores aclararon que ese vínculo no parece explicarse por otros factores como duración y calidad del sueño, u otros influenciados por el sueño deficiente.