Lunes, 03 Agosto, 2020


Alquila casa por Airbnb y era un contenedor a media calle

Alquila casa por Airbnb y era un contenedor a media calle Alquila casa por Airbnb y era un contenedor a media calle
Orlondo Matamoros | May 18, 2019, 03:58

Se trata de Ben Speller, un hombre de nacional británica que viajó a Ámsterdam para acudir a un partido del Ajax contra el Totthenham. Con la esperanza de encontrar un lugar barato y confortable, el londinense se sintió afortunado de hallar una casa limpia con baño privado que se ajustaba a su presupuesto. Y según la descripción hecha por el dueño, se trataba de un lugar "limpio" con "baño personal".

Airbnb es una de las aplicaciones más populares a la hora de buscar alojamiento.

Speller quedó atónito ante la estructura que se encontró a su llegada a la dirección que le habían indicado. Lo que vio fue un contenedor industrial que en su interior tenía algunos colchones y un bañó químico. (Foto: Captura de pantalla AT5)El contenedor se encontraba montado sobre la banqueta en plena avenida, y justo por arriba pasaba el tren de la ciudad.

"El taxista y yo pensamos 'esto no puede ser", relató a los medios locales que cubrieron la denuncia del joven. Días más tardes, viajó hasta el lugar y al salir del aeropuerto, tomó un taxi para ir a la dirección. "Luego el taxista me llevó a un hotel", agregó Speller.

Cabe señalar que Ben pidió un reembolso al arrendatario por el engaño, a lo que él se negó, por lo que Airbnb tuvo que asumir la devolución de sus gastos de arriendo.

Según informa Infobae, el municipio de la ciudad removió este contenedor que no contaba con ningún permiso y que, por cierto, estaba apenas debajo de los rieles del tren. Como el dueño del contenedor se rehusó, finalmente la compañía le devolvió el dinero.

Sin embargo, en ocasiones los usuarios se han llevado desagradables sorpresas al constatar que lo ofrecido en el sitio web no está ni cerca con la realidad. Desde hace al menos dos año, Airbnb ha reportado estafas por parte de personas que de forma externa, anuncias sus inmuebles y exigen pagos a través de enlaces falsos de Airbnb para ocupar viviendas que no aparecen en la plataforma y que muchas veces, ni siquiera existen.