Domingo, 20 Setiembre, 2020


Medias Rojas celebra en Casa Blanca corona de béisbol estadounidense

El presidente Donald Trump a la izquierda sostiene una camiseta del equipo que le fue presentada por el jardinero J.D. Martínez Medias Rojas celebra en Casa Blanca corona de béisbol estadounidense
Alejandro Castrejon | May 12, 2019, 06:25

El Big Papi ha apoyado incondicionalmente la decisión del manager y su ex compañero durante el campeonato de la Serie Mundial del 2007, Alex Cora, luego de que el boricua citara su inconformidad por las acciones del gobierno y el presidente han tenido hacia Puerto Rico tras el paso del huracán María. La excelencia deportiva es celebrada, bromas tontas se escuchan y el presidente de turno recibe una camiseta con su nombre.

El Presidente Donald Trump dio la bienvenida a los Medias Rojas de Boston a la Casa Blanca el jueves, una ceremonia casi jovial que no hizo referencia a la controversia que precedió al viaje del equipo.

La política y asuntos raciales causaron la ausencia de los jugadores.

"Si estuviera en los Medias Rojas, tampoco hubiera ido a la Casa Blanca, porque es como darle la mano a un enemigo", sostuvo Ortiz, recalcando que él es un inmigrante.

Otros integrantes de los Red Sox en ausentarse del encuentro con Trump, son los jugadores dominicanos Rafael Devers y Eduardo Núñez; también Mookie Betts, Xander Bogaerts, Jackie Bradley Jr., Sandy Leon, David Price, Christian Vázquez y Héctor Velázquez.

Sin embargo, ni mucho menos fueron todos, muchos jugadores latinos y afroamericanos decidieron no ir a la Casa Blanca en señal de protesta a Donald Trump. Mientras tanto, asistieron todos los jugadores blancos del equipo, así como el jardinero J.D. Martínez, quien es de ascendencia cubana. "La respetaré. Si quieres ir o no, es tu decisión". Entre las melodías elegidas figuraron "Dirty Water" y "Sweet Caroline", dos himnos no oficiales de los Medias Rojas.

El entrenador de un equipo campeón raramente se pierde la visita a la Casa Blanca, una tradición que comenzó en 1924 cuando el entonces presidente Calvin Coolidge invitó a los Senadores de Washington.

"Francamente, lucieron imparables, lo vi", dijo el mandatario, quien destacó que el equipo ha ganado más títulos de la Serie Mundial que ningún otro en el siglo XXI. Pero al final decidió no acudir.