Sábado, 28 Noviembre, 2020


Un grupo estadounidense podría ser el nuevo propietario del Reus

Joan Oliver podría dejar el Reus en breve Joan Oliver podría dejar el Reus en breve
Alejandro Castrejon | Enero 22, 2019, 15:41

Un grupo empresarial estadounidense, Real State Investment, encabezado por Russel Platt y Clifton Onolfo, podría convertirse en el nuevo propietario del Reus Deportivo, con lo que salvaría la difícil situación económica por la que atraviesa el equipo rojinegro, que ya no pudo jugar su partido el pasado sábado ante la Unión Deportiva Las Palmas. La operación incluye la salida de Joan Oliver y el resto de su Consejo de Administración. US Real State Investment, propiedad de Russel Platt y Clifton Onolfo, es una empresa que se dedica a la construcción de hoteles, vivienda y centros comerciales, y que ve en Tarragona una oportunidad de negocio, por eso se han lanzado a la compra del club. La confirmación se ha producido a través de un comunicado en inglés, en el que se especifica que llega "un tiempo para la estabilización del CF Reus Deportiu" y se añade que entre los planes de futuro está la construcción de un estadio para 18.000 espectadores.

El acuerdo se cerró después del Barça-Leganes de este domingo.

Oliver y su grupo financiero, en el que están Joan Laporta y Rafa Yuste, ya son historia negra de la entidad con 109 años de historia y ahora el presente habla en americano. Además, el Reus se asegura que los jugadores no puedan abandonar el club, pues Oliver había pactado que la plantilla íntegra del CF Reus sería libre este lunes a las 23:59h si no se había pactado antes la venta del club, como así ha sido. La solución ha llegado, la última palabra la tiene la patronal, en voz del juez de disciplina social, que resolverá el expediente abierto antes de que finalice el mes dictando sentencia. Por lo tanto, al nuevo inversor se le gira trabajo para intentar convencer al organismo de un posible descenso administrativo. Los inversores consideran que ahora "debemos cumplir de inmediato con LaLiga, los jugadores y los empleados para mostrarles un respeto".