Martes, 20 Octubre, 2020


Compensan con 21 mdd a mujer obligada a trabajar los domingos

Marie Jean Pierre trabajó durante una década lavando platos en el hotel Conrad de Miami Marie Jean Pierre trabajó durante una década lavando platos en el hotel Conrad de Miami
Orlondo Matamoros | Enero 22, 2019, 19:56

En abril de 2006, la haitiana Marie Jean Pierre, comenzó a trabajar lavando platos en la cocina del hotel Conrad de Brickell, una de las zonas más exclusivas de Miami, repleta de rascacielos frente al mar.

Marie le informó desde el comienzo a los propietarios del hotel que, como fiel misionera de la Iglesia Soldados de Cristo, ella no trabajaría los domingos.

Sin embargo, en 2015, después de nueve años trabajando en el hotel, el gerente de cocina, George Colon, la incluyó el turno de los domingos. "No trabajo el domingo porque el domingo honro a Dios", dijo a NBC 6 Miami. Incluso, el pastor de la iglesia a la que asiste le envió una carta a su jefe donde le explicaba que obligar a la misionera a trabajar ese día era una violación de su fe religiosa.

Pierre intentaba cambiar el turno con sus compañeros y por un tiempo eso funcionó como solución, pero en marzo de 2016 fue despedida por "mala conducta, negligencia y ausencias injustificadas".

Durante casi una década, su pedido fue respetado.

Pierre presentó su caso ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, manifestando nuevamente que el hotel había discriminado sus creencias religiosas, y recibió el apoyo de la organización.

Acto siguiente, llevó ante los tribunales del distrito sur de Florida, alegando que habían violado la Ley de Derechos Civiles de 1964, a Park Hotels and Resorts Inc.de Tysons, Virginia (anteriormente conocida como Hilton Worldwide) que administraba Conrad. Y un jurado federal le dio la razón.

Marc Brumer, el abogado de Pierre, dijo a The Washington Post que, aparentemente, los miembros del jurado no sabían de la existencia de ese tope. De esta cifra, 36 mil dólares (poco más de 112 millones de pesos colombianos) estarían destinados a cubrir los salarios y beneficios perdidos, mientras que otros 500 mil dólares (alrededor de 1.500 millones de pesos colombianos) se pagarían por daño emocional y angustia mental.

La cifra restante, que correspondería a cerca de 21 millones de dólares, cubriría daños punitivos o ejemplares, que son los que se otorgan para castigar a un acusado por negligencia o en graves casos de mala conducta. Sin embargo, recalcó que lo importante no era el dinero, sino mandar un mensaje a aquellas empresas que no respetan las creencias religiosas. Es que, según explicó, la ley establece ese límite máximo por daños punitivos, lo que al parecer, el jurado desconocía.

"Lo que importa no es el dinero, es corregir lo que está mal. Es un gran día para la libertad religiosa y la protección de los trabajadores", dijo el abogado en entrevista con prensa local.

Por su parte, desde el hotel argumentaron que durante 10 años "se hizo grandes concesiones para acomodarse a los compromisos religiosos de Marie" por lo que se encuentran "muy decepcionados por el veredicto del jurado que no se sostiene en los hechos".