Miércoles, 03 Junio, 2020


Papa Francisco beatificó a dos colombianos en Villavicencio

Papa Francisco Durante una misa en la ciudad de Villavicencio el Papa Francisco proclamó beatos a dos religiosos colombianos
Orlondo Matamoros | Setiembre 09, 2017, 12:14

Antes de iniciar la misa campal en el recinto Catama en Villavicencio, el Papa Francisco proclamó beatos a monseñor Jesús Emilio Jaramillo y al Padre Pedro María Ramírez, conocido como el 'martir' de Armero.

Ambos murieron en diferentes circunstancias de la violencia política colombiana.

Jaramillo, obispo de Arauca, una región fronteriza con Venezuela y uno de los mayores defensores de los indígenas de esa región, fue asesinado a los 73 años por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) el 2 de octubre de 1989 cuando se encontraba en una zona rural de la localidad de Arauquita.

El acto, que se realizó hoy en la mañana en Villavicencio, capital del central departamento del Meta, v0lvió a marcar el profundo significado del viaje papal para apuntalar la paz y la reconciliación en Colombia y que remarcó con la beatificación de dos religiosos que simbolizan parte del martirio padecido por el pueblo colombiano.

El beato es el tercer paso en el camino de la canonización, es precedido, en su orden, por los de siervo de Dios y venerable y es previo al de Santo.

Precisamente sobre esos hechos cruentos el Jefe del Estado subrayó en sus palabras de bienvenida al Papa que "en Villavicencio no solo se encontrará con las víctimas de ese conflicto infame que hemos terminado, sino que beatificará a dos sacerdotes colombianos que fueron víctimas ellos mismos de la violencia".

"De ahora en adelante sean llamados beatos y se podrá celebrar su fiesta cada año, en los lugares y en el modo establecido por el Derecho, el 3 y el 24 de octubre respectivamente", finalizó.

A Ramírez Ramos, oriundo de La Plata, sus victimarios le quitaron la vida a machetazos el 10 de abril por negarse a abandonar ese municipio.

Beatificación del sacerdote Pedro María Ramírez, 'martir' de Armero.

En ejecución en 2017, el pacto permitió desmovilizar y desarmar a la guerrilla, convertirla en partido político legal y reinsertar progresivamente a sus más de 7 mil combatientes, con otros conflictivos procesos paralelos judiciales y socioeconómicos en desarrollo.

En diálogo con 6Am Hoy por Hoy de Caracol Radio, el monseñor de Cali, Darío de Jesús Monsalve, indicó que los dos sacerdotes se caracterizaban por tener una cercanía especial con la comunidad.