Viernes, 10 Abril, 2020


Durant fue la diferencia, reconoce LeBron James

FINAL NBA. Arranca el capítulo III Durant fue la diferencia, reconoce LeBron James
Alejandro Castrejon | Junio 17, 2017, 14:18

El alero Kevin Durant tuvo que esperar cinco años para volver a unas Finales de la NBA y lo hizo por la puerta grande como nuevo líder encestador de los Warriors de Golden State a los que guió al triunfo fácil de 113-91 frente a los Cavaliers de Cleveland en el primer partido de la serie que disputan al mejor de siete.

Liderado por Durant y Curry, Golden State terminó arriba tras la primera mitad 60-52, pero fue realmente durante el tercer cuarto cuando los campeones del Oeste aniquilaron cualquier posibilidad de unos Cavaliers más imprecisos que nunca.

Hoy, sin embargo, Durant estuvo secundado muy de cerca por Stephen Curry, quien consiguió su primer triple doble en finales (32 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias) y por la inestimable ayuda de Clay Thompson, quien despertó de su letargo y aportó 22 unidades al ataque californiano.

La victoria también mantiene invictos a los Warriors en la fase final con marca perfecta de 14-0, algo que nadie antes había conseguido.

El título ganado el año pasado por los Cavaliers no se lo quedó el mejor equipo de la liga, sino el que tuvo al final más suerte, con un Lebron James recuperando su nivel de juego en los dos últimos partidos de la serie.

Después de la derrota del jueves, James reconoció la superioridad de Golden State. Por segundo juego consecutivo, ambos equipos anotaron más de 30 puntos en el primer parcial.

Curry le agregó a su producción goleadora 10 asistencias, mientras que James le sumó a la suya 15 rebotes, aunque en ese rubro el que se destacó fue su compañero Kevin Love con 21.

El tercer partido de la serie se jugará el próximo miércoles en el Quicken Loans Arena de Cleveland, el campo de los Cavaliers, que la pasada temporada remontaron una desventaja de 1-3 para proclamarse por primera vez en su historia campeones de la NBA.

Olvídense de las habladurías o de querer cobrarse revancha por el desenlace de la final del 2016, ese campeonato que dejaron escapar.

James, que juega su séptima final consecutiva y la octava de su carrera, permanece sereno.