Sábado, 19 Junio, 2021


Mancera exhorta a EUA a reconsiderar su salida del Acuerdo de París

Rechazo mundial genera decisión de Trump de sacar Mandatarios y organizaciones internacionales salieron a expresar su decepción con el anuncio del mandatario estadounidense
Orlondo Matamoros | Junio 09, 2017, 09:09

En esencia, Trump no ha hecho más que pelearse con los amigos de Estados Unidos y abrazar a los enemigos de este país. ¿Para qué lado está jugando?

Las declaraciones del Gobierno de Panamá se dieron a través de un comunicado distribuido por la Cancillería panameña.

Seis de cada diez estadounidenses se oponen a la retirada de su país del Acuerdo climático de París que el presidente, Donald Trump, anunció la semana pasada, según una encuesta publicada hoy por el Washington Post y ABC News.

Y Philip Levine, Alcalde de Miami Beach, ha anunciado que él junto con los alcaldes de otras ochenta y ocho ciudades de los Estados Unidos, están dispuestos a cumplir con el Acuerdo sobre Cambio Climático acordado el 12 de diciembre de 2015 por ciento noventa y cinco países.

"Panamá más que nunca reafirma su compromiso de fortalecer las acciones en esta dirección, continuar liderando iniciativas locales y regionales como el Centro Internacional de Implementación de la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación del Bosque REDD+ (ICIREDD)" señala el documento. Al pasar a figurar en la lista de los renegados del Acuerdo de París, en compañía de Nicaragua y Siria, surge un precedente que parece ir en contra de lo que hasta hace poco se hubiera esperado del protagonismo de la nación más poderosa de la historia.

"Estamos completamente convencidos de que el Acuerdo de París no se puede volver a negociar, ya que es un instrumento vital para nuestro planeta, nuestras sociedades y nuestras economías", indica el texto. George W. Bush provocó un malestar similar entre los aliados europeos cuando decidió no aplicar el Tratado de Kioto sobre cambio climático de 1997, ratificado por 140 naciones.

La carta fue enviada al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y a la jefa para el clima de la organización, la mexicana Patricia Espinosa.

Las ciudades y estados participantes representan a 120 millones de estadounidenses y contribuyen con $6.2 billones a la economía de Estados Unidos, incluyendo ciudades como Nueva York, Los Ángeles y Houston, así como ciudades más pequeñas como Pittsburgh. Es evidente que uno de los compromisos de Trump es beneficiar a esos sectores industriales que le dieron el voto y que lo ubicaron en la Casa Blanca, pero no debiera olvidar que es su responsabilidad como líder de una potencia mundial trabajar para que el cambio climático sea desacelerado y no promovido.

No podemos desconocer el liderazgo asumido por Estados Unidos en su precursor despacho cercano a China, países responsables de casi el 45% de las emisiones de dióxido de carbono en el mundo, sobre todo porque los dos habían asumido la obligación de estrechar las emisiones de gases de objetivo invernadero (GEI) en porcentajes cercanos al 30 % para el año 2030.