Sábado, 25 Setiembre, 2021


Industria insiste en investigación antidumping sobre fructosa

Federico Mansilla | Junio 09, 2017, 12:54

El presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), Juan Cortina Gallardo, declaró en conferencia de prensa que el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México sobre la exportación de azúcar mexicana "es un acuerdo blanco y negro, no nos deja satisfechos pero sabíamos que había que ceder", sin embargo reconoció que este acuerdo tiene beneficios y agradeció el acompañamiento de la Secretaría de Economía en el proceso.

El propietario de 6 ingenios, le pidió comprobar que sí solicitó una investigación de dumping en contra de la fructosa estadounidense.

Juan Cortina Gallardo destacó que pese al descontento, México conservará su acceso a la nación más difícil en el mundo, pues "tenemos unos acuerdos de suspensión que se mantienen y nos mantienen como el proveedor de azúcar de preferencia en el mercado de los Estados Unidos".

El país enviaba 53 por ciento de la refinada, ahora será 30 por ciento; de cruda era 47 por ciento y ahora será 70 por ciento.

El pacto en principio cancelaría la amenaza de altos aranceles al azúcar mexicana y reduciría el riesgo de que México a su vez impusiera aranceles a la fructosa estadounidense. Según los industriales, el acuerdo se firmaría antes de julio y surtirá efecto para la zafra 2007-18 que inicia en octubre próximo.

Y justo en los próximos días en los que se redacte el acuerdo y se den comentarios del otro lado de la frontera es cuando la Alianza Americana Azucarera (ASA) pujará por modificar el acuerdo, según anunció el organismo en un comunicado.

En entrevista para el programa "En los Tiempos de la Radio", dijo que a pesar de que México hoy exporta cerca de un millón de toneladas de azúcar, de acuerdo a las cifras del Departamento de Agricultura, el año que viene, podría aumentar a 2 millones de toneladas.

En este sentido, dijo el lunes, cuando vencía el plazo de las negociaciones, los azucareros estadounidenses incluyeron una lista de peticiones que no se podían cumplir, por lo que se decidió aplazar 24 horas el límite de la negociación.

La mejor prueba es que a unas horas del acuerdo comercial azucarero, el gobierno de EU le recordó a sus ciudadanos que está abierta la consulta para recabar comentarios sobre la renegociación del TLC.