Lunes, 18 Enero, 2021


Honduras se siente bien en el Azteca: Jorge Luis Pinto

Alejandro Castrejon | Junio 09, 2017, 14:08

En Honduras se verá a través de Televicentro 8 PM, hora de Tegucigalpa.

Honduras: Donis Escober, Emilio Izaguirre, Henry Figueroa, Maynor Figueroa, Félix Crisanto, Johnny Palacios, Jorge Claros, Oliver Morazán, Alberth Ellis, Mario Martínez (Óscar García 53) y Erick Andino.

Alanís estuvo cerca de ampliar la ventaja en el 42, sin embargo Honduras siguió ordenado y evitó más daño.

El ingreso de Hirving Lozano fundió a los catrachos y al 63', el "Chucky" recibió servicio de Héctor Herrera para quitarse al arquero y definir el 2-0.

Para rematar Carlos Vela filtra un gran pase a Raúl Jiménez quien sin pensarlo el delantero del Benfica fusila al rival para un 3-0.

Pinto habló para los medios a su llegada a la Ciudad de México, de donde partieron rumbo a Cuernavaca para continuar con su preparación y poder adaptarse de la mejor manera posible a la altura de la capital del país.

La hinchada mexicana insistió en los gritos calificados por la FIFA como homofóbicos cada vez que el portero local despejó, a pesar de una campaña local para cambiarlo por una frase positiva en favor de la selección.

Estados Unidos ascendió al tercer lugar, con siete unidades, Panamá cayó al cuarto con seis. Tampoco su actualidad que indica que marchan en el quinto puesto del Hexagonal apenas con cuatro puntos de 12 disputados.

Con ese marcador, Honduras logró dar un segundo 'Aztecazo' en la historia del fútbol mexicano, lo que provocó la destitución de 'Chepo' y a la postre uno de los peores episodios de la Selección Mexicana que alcanzó un boleto a la repesca gracias a Estados Unidos en la última fecha.

Honduras bajó los brazos porque aún con la desventaja que era mínima tenía la esperanza de encontrarse con un despeje largo o un tiro libre, pero el segundo gol le mató el ánimo y al 66´, Raúl Jiménez hizo el tercero para amarrar la victoria y sonreír ante la inminente clasificación.

México no tuvo complicaciones para hacerse del balón y del dominio del encuentro, pero le costaba terminar las jugadas con disparo al marco, debido a los pocos espacios que le ofrecía el combinado catracho.