Domingo, 09 Agosto, 2020


El agua de una piscina en los Juegos Olímpicos se volvió verde

Federico Mansilla | Agosto 11, 2016, 15:08

El desconcierto y la polémica rodearon este martes al complejo del Parque Acuático de María Lenk, donde el agua de la piscina de salto olímpico se volvió de un color verde brillante, por lo que tuvo que suspenderse la competición hasta que se analizara el agua.

La apariencia era extraña, sobre todo si se contrastaba con el azul estándar de la piscina continua donde se disputa el polo acuático.

Por su parte, el vocero de los Juegos Olímpicos de Río 2016, Mario Andrada, señaló que "hubo una repentina disminución de la alcalinidad", según la agencia Reuters. El comité organizador afirmó que se hicieron pruebas y que la salud de los atletas nunca estuvo en riesgo. Ahora con 23, junto a la debutante Liu Huxia.

La misma prueba masculina se realizó el lunes.

"No nos afectó de ninguna manera", dijo la campeona Chen. El británico Tom Daley, bronce el día anterior, mostró su sorpresa en Twitter.

La dupla mexicana Paola Espinosa y Alejandra Orozco, plata en Londres-2012 y sextas en Rio, tampoco se quejaron de las condiciones.

"Sí nos dimos cuenta desde que llegamos". No olía feo, no nos salió nada (.). "Cada vez se puso más verde, pero nada".

La FINA aclaró en una declaración el motivo del cambio de color del agua en la fosa de clavados: "La FINA puede confirmar que la razón del inusual color del agua observado durante las competencias de clavados de Río 2016 es que los tanques de agua se quedaron sin algunos químicos utilizados en el proceso de tratamiento del agua".

Su compañera, Amelia Cozad, se fue con una broma: "A lo mejor no hay nada errado, estaba azul y la veíamos mal".