Sábado, 19 Octubre, 2019


Un exconcursante de GH, a un paso del banquillo por abuso sexual

Cine y Televisión				Carlota sobre su presunto abuso sexual en ‘GH ’ “Tengo muchas ganas de hablar” Cine y Televisión Carlota sobre su presunto abuso sexual en ‘GH ’ “Tengo muchas ganas de hablar”
Eduardo Anchondo | Octubre 12, 2019, 16:33

En estos momentos se está celebrando un juicio en Colmenar Viejo que está investigando una presunta violación en la casa de Guadalix de La Sierra en la edición 18 del Gran Hermano de anónimos. Se sirvió alcohol y eso pasó factura. La instrucción ha determinado que existen indicios de abuso sexual tras un video que sigue circulando en redes sociales relativos a los concursantes Jose María López y Carlota Prado; que se saldó con la expulsión de ambos, aunque ella volvería a entrar una semana más tarde. Lo hace tras analizar el vídeo del programa, con los movimientos bajo el edredón, que se captaron en la madrugada del 3 al 4 de noviembre.

El abogado del exconcursante recurrió el escrito, pero la Audiencia Provincial de Madrid ratificó su decisión el pasado 25 de julio.

Estas dudas parten del 9 de junio de 2018 cuando el joven declaró ante la jueza y titubeó entre decir que no mantuvo relaciones sexuales y que no recordaba lo que pasó, salvo que Carlota y él se estaban "restregando" voluntariamente hasta que vio que ella estaba mal y paró. Según recoge el auto, su compañera de concurso le dijo, sin apenas fuerza, la frase "No puedo". "Asimismo, ha creído oportuno que Carlota deje la casa".

"Tales actos, en total, permanecieron durante cinco minutos aproximadamente, concluyendo cuando María Robles Hurtado, 'súper' del referido programa -la cual les estaba observando a través de las cámaras y quien ostentaba facultades para comunicarse por megafonía con los concursantes, asistencia de los mismos en el llamado 'confesionario', y organización del contenido del programa 24 horas-, ordenó a estos que se colocaran bien los micrófonos y que Carlota acudiera al confesionario", continúa.

La defensa del ex concursante pidió que la organización del reality también fuese investigada por no haber irrumpido en la casa si consideraban que se estaba cometiendo un absurdo. Al abandonar definitivamente 'GH Revolution', denunció los hechos en comisaría, con las imágenes en su poder como prueba de cargo. Desde entonces, la vida de esta joven de 26 años, que antes de hacerse 'gran hermana' era directora de dos discotecas en Marbella, se ha convertido en "un infierno". "Si yo hubiese estado consciente, te garantizo que no hubiera pasado lo que pasó, pero si estás inconsciente, no te puedes defender", confesó la exconcursante a El Confidencial.