Jueves, 17 Octubre, 2019


"Soy consciente de que he hecho historia" — Kipchoge

INEOS1:59Challenge Kipchoge derriba los límites humanos corriendo un maratón en 1h59:40
Alejandro Castrejon | Octubre 12, 2019, 20:55

Con una gran sonrisa en el rostro y alzando los brazos Eliud Kipchoge pasa a la historia con este gran tiempo y será considerado por lo menos hasta que alguien logre destronarlo como "El hombre que rompió la barrera de los dos minutos".

"¡Hoy fuimos a la Luna y volvimos a la Tierra! No tengo palabras por todo el apoyo que he recibido de todo el mundo", dijo el atleta africano sobre una marca que quedará para la historia.

También contó con un avituallamiento en movimiento y un circuito completamente llano y adaptado, incluso con partes recién asfaltadas para evitar irregularidades.

Ligero, sonriente y a una velocidad media más propia de un sprint; con un promedio de 17 segundos por cada 100 metros, y de 2 minutos 50 segundos por kilómetro, Kipchoge atravesó esta mañana la línea de meta en Viena distanciándose de las 'liebres' -un grupo intermitente de 7 corredores- que le habían ido marcando el ritmo.

En la prueba tampoco se establecieron pruebas antidopaje, pero al tratarse de atletas profesionales están sometidos a los controles por sorpresa de la Agencia Mundial Antidopaje.

Una hazaña que hace trizas una de las fronteras psicológicas más legendarias del atletismo y del deporte en general, y que se convierte en una marca mundial de maratón, pero que no será homologada.

Las liebres eran una selección de atletas de primer rango, como los tres hermanos noruegos Ingebrigtsen -Henrik, Filip y Jakob- el etíope Selemon Barega, reciente subcampeón del mundo de los 5.000 metros, el estadounidense Matthew Centrowitz, campeón olímpico de 1.500 metros, o las también estadounidense de origen keniano Bernard Lagat y Paul Chelimo.

1 hora, 59 minutos y 40 segundos.

El keniano, de 34 años, insistió en que corre para entrar en la historia y para mostrar que el ser humano no tiene límites.

"Intento estar calmado, esta marca significa mucho para mí y para mi continente, África, para dejar claro que no hay límites, que las fronteras las marca la mente", aseguró el fondista en rueda de prensa.

En las horas previas a la carrera, el atleta reconoció que fue el peor momento de su vida porque sintió una "gran presión" por las llamadas de numerosas personalidades, como el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatt. "No era un 50/50 sino un 90 % (de confianza)", aseguró. "Juntos podemos hacer este mundo mejor", resumió.

Eso sí, el keniano sí cuenta en su palmarés el mejor tiempo homologable; cuando en la Maratón de Berlín de 2018 recorrió los poco más de 42 kilómetros en 2:01:39; récord que se tambaleó hace unas semanas, 29 de septiembre de 2019, cuando Kenenisa Bekele se quedó a dos segundos (2:01:41).