Sábado, 19 Octubre, 2019


Desalojan a miles por el voraz fuego en California

Una persona observa el incendio Saddleridge en Sylmar California Una persona observa el incendio Saddleridge en Sylmar California
Orlondo Matamoros | Octubre 12, 2019, 23:36

Mientras tanto, otro incendio en el noroeste de Los Ángeles afecta unas 650 hectáreas. El fuego inició por el conductor de un contenedor de basura cuya carga se había incendiado y lo echó a un lado de la carretera, encendiendo la maleza.

El incendio se había extendido a más de 7 millas cuadradas (18 kilómetros cuadrados) y al menos 25 viviendas estaban dañadas, informó el jefe de Bomberos Ralph Terrazas.

Al mediodía, el incendio ya había cubierto unas 3.000 hectáreas de maleza y colinas y las autoridades ordenaron la evacuación de más de 100.000 personas cuyas viviendas podrían verse afectadas.

"Es un fuego muy dinámico".

Mientras miles de personas siguen sin electricidad en todo el estado por el riesgo de que se desaten nuevos incendios forestales, la mayor preocupación de las autoridades se concentra en el norte de Los Ángeles, donde el fuego denominado Saddleridge causó la muerte a una persona.

El incendio comenzó alrededor de las 9 de la noche del jueves a lo largo de la zona norte del valle de San Fernando cuando los poderosos vientos de Santa Ana soplaron desde el sur de California.

Las autoridades abrieron centros de alojamiento de emergencia para acoger a los evacuados.

Las condiciones peligrosas durarán al menos hasta el final de este viernes, avisaron los servicios meteorológicos estadounidenses (NWS).

Las televisoras locales difundieron imágenes impresionantes de llamas a proximidad de casas y de carreteras, que han sido cerradas al tráfico.

Los apagones escalonados afectaron especialmente a los clientes del norte del estado, donde la compañía Pacific Gas & Electric (PG&E) suspendió el servicio a más de 800.000 clientes en medio de una alerta por fuertes vientos.

Muchas escuelas y universidades tuvieron que cerrar en el norte del estado, y muchos habitantes almacenaron gasolina, agua, baterías y otros bienes básicos.

En una conferencia de prensa anoche en Sacramento, el gobernador, Gavin Newsom, calificó la decisión de PG&E de inaceptable y negligente y aseguró que la empresa debería haber trabajado para hacer que su sistema de energía sea más resistente.

En mayo, la agencia californiana de protección contra los incendios determinó que las líneas eléctricas de PG&E habían originado esa catástrofe.