Martes, 15 Octubre, 2019


La primera bebé robada reconocida en España encuentra a su familia biológica

Española que creía ser una Inés Madrigal es una de las caras más reconocidas de las denuncias contra la práctica de los bebés robados en España
Orlondo Matamoros | Julio 14, 2019, 00:43

"Ahora sé quién soy y de dónde vengo", dijo la española Inés Madrigal, una mujer de 50 años que, tras 32 años de búsqueda, logró encontrar a su familia biológica, según informó Clarín.

Madrigal, presidenta de la Asociación SOS Bebés Robados Murcia, creía que había sido robada, porque su madre adoptiva le dijo que había sido un "regalo" de Vela, quien fue acusado de dirigir una trama delictiva que engañaba a madres jóvenes diciendo que sus hijos habían fallecido, para luego entregarlos, por dinero, a otras familias. "Las mentiras son de los que callan y se lucraron con vidas", ha finalizado la rueda de prensa Inés Madrigal.

Aunque la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid vio que los delitos de detención ilegal y falsedad documental no prescriben (ateniéndose a los artículos 131 y 132 del Código Penal) y el caso debía ir a juicio, la sección juzgadora no lo vio así.

El giro inesperado a su caso se debe a una empresa de EEUU especializada en análisis de ADN.

Tuvo que ser en EE UU Unos periodistas de ese país contactaron con Madrigal y le informaron de una empresa privada estadounidense donde ella adquirió un "kit de ADN" que "dio como resultado que tenía un pariente cercano", un primo segundo de nombre Aitor, residente en Alemania, que se había hecho las pruebas con esa empresa por "pura curiosidad".

Y es que sus cuatro hermanos -la Fiscalía habla de tres y una tía carnal según el propio relato de Madrigal- también estaban detrás de ella y sabían de su existencia al haberla visto en televisión y apreciar un parecido con su madre, por lo que uno de ellos se hizo un perfil genético que llevó a un banco de ADN en España, el cual no detectó jamás el parentesco.

Se calcula que durante el franquismo y los primeros años de la democracia española, hasta 1990, alrededor de 300.000 bebés fueron robados a sus familias biológicas. "Mujeres que creen que les robaron sus bebés y personas adoptadas que quieren encontrar sus orígenes podrían estar en las bases de datos genéticos existentes creyendo que no hay ningún familiar buscándoles", advirtió Madrigal, que aprovechó para denunciar "el abandono de las autoridades a lasmiles de personas que están buscando a algún ser querido".

Sin embargo, quién sí los tenía era Vela, de quien no entiende "cómo ha podido callar la verdad incluso cuando se ha tenido que sentar en el banquillo". A través de Facebook en diciembre de 2015, este primo ya había remitido un mensaje a Inés Madrigal en el que le preguntó si podía ponerse en contacto con él porque buscaba a un bebé nacido a principios de junio de 1969 en la Clínica San Ramón.

Inés Madrigal, la única denunciante de los casos de 'bebés robados' durante la dictadura franquista cuyo caso llegó a juicio el pasado octubre, recurrió la sentencia que absolvió al ginecólogo Eduardo Vela.

Además, la Fiscalía les interrogó como testigos y todos reconocieron la entrega en adopción del bebé sin saber el sexo.

Con los resultados y estas declaraciones, el Ministerio Público considera que "debiera quedar excluido como hecho probado el robo de un bebé y con ellos el delito de detención ilegal", por el que se consideró responsable a Vela.

El doctor jubilado no fue condenado porque los jueces consideraron los hechos prescritos, pero el caso sigue vivo por un recurso presentado por Madrigal ante el Tribunal Supremo todavía pendiente de resolución.