Miércoles, 21 Agosto, 2019


Muere bebé sacado del vientre de su joven madre en Chicago

El pedido de familia de Marlen Ochoa-López contra acusadas de matarla y sacarle bebé del vientre Clarissa y Desiree Figueroa así como Piotr Bobak
Orlondo Matamoros | Junio 14, 2019, 20:24

Yovanny Jadiel López, el hijo de Marlén Ochoa, la joven latina que fue asesinada para sacarle el bebé de su vientre, falleció este viernes.

"Con gran tristeza le informamos sobre el fallecimiento del bebé Yovanny Jadiel López", dijo la portavoz de la familia López, Julie Contreras, en un comunicado en Facebook. Por favor, mantengan a su familia en sus pensamientos y oraciones mientras atraviesan este momento difícil.

El bebé estaba en cuidados intensivos en el hospital Advocate Christ Medical Center de Chicago y su padre biológico, Yiovanni López, se negó a que lo desconectaran porque se aferraba a un milagro, luego de que el recién nacido había abierto los ojos. El funeral será un evento PRIVADO solo para la familia.

Clarisa Figueroa, de 46 años de edad, y su hija de 24 años Desiree Figueroa, enfrentan cargos de homicidio en primer grado por la muerte de Marlen Ochoa-López, quien debía dar a luz el 5 de mayo y su desaparición fue reportada el 23 de abril, el mismo día en que fue a visitar el hogar de las acusadas ubicado en el suroeste de la ciudad.

Con un cuchillo de carnicero, Figueroa abrió el abdomen de la víctima y, con ayuda de su hija, le sacó el bebé del vientre, según la Fiscalía.

Figueroa pretendió durante semanas que el bebé era de ella y hasta armó una campaña online para los gastos médicos de la criatura.

Piotr Bobak, de 41 años de edad y novio de Clarissa, fue acusado de ayudar a ocultar un homicidio.

Los tres se encuentran detenidos sin derecho a fianza. Según la investigación, ellas atrajeron a Marlén Ochoa a su casa con engaños a través de las redes sociales.

A la mujer embarazada se le vio por última saliendo de la secundaria a la que iba el 23 de abril, el mismo día que se llamó a los paramédicos a la casa ubicada a varios kilómetros de allí, en el Southwest Side, por un recién nacido con problemas para respirar.

Según lo informado por la fiscalía, Clarisa había anunciado en octubre que estaba embarazada y en los meses siguientes orquestó con su hija un plan para asesinar a una mujer embarazada para robarle el bebé, que haría pasar como propio.

Según se ha informado, la supuesta culpable estaba decidida a ser madre, ya que hace años le habían ligado las trompas de falopio, por lo cual engañó a Marlen ofreciéndole ropa para su hijo, pero que para concretar la entrega debían reunirse.