Miércoles, 22 May, 2019


Reverendo Jackson entrega comida a activistas de Maduro en embajada en Washington

Jesse Jackson un destacado líder de los derechos civiles en EEUU Jesse Jackson entrega alimentos a activistas en la Embajada venezolana en Washington AFP 2019 Eric Baradat
Orlondo Matamoros | May 18, 2019, 04:31

El reverendo Jesse Jackson, quien es un defensor de los derechos civiles en Estados Unidos, llevó este miércoles a la embajada de Venezuela en Washington varios cargamentos de comida para los activistas afines al chavismo que están en la sede diplomática e impiden la entrada a la delegación del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Jackson, quien ha sido precandidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., introdujo varias bolsas con alimentos en una mochila que los activistas colgaron de una ventana con una cuerda.

A través de un comunicado expresó lo siguiente: "Estamos seguros de que el reverendo Jackson es consciente de la crisis de los Derechos Humanos que está sufriendo y empeorando en Venezuela, donde el 87% de la población es pobre, el régimen ha perpetrado asesinatos extrajudiciales y utiliza el apartheid para la distribución de alimentos". EE.UU. nunca debería apoyar el cambio de un régimen mediante un golpe militar.

"No podemos proclamar que somos la democracia más fuerte del mundo y al mismo tiempo alentar la toma militar del poder en cualquier parte del mundo", añadió.

Estados Unidos y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas después de que Guaidó se proclamara presidente interino en enero y que Washington reconociera a su gobierno.

En ese toma y daca, varios participantes se agarraron de las camisetas y se propinaron insultos, sin llegar a las manos.

No obstante, durante el rifirrafe de este miércoles las fuerzas de seguridad estadounidenses no intervinieron, aunque estuvieron presentes en todo momento.

El reverendo denunció ante los medios de comunicación el intento del imperialismo estadounidense de matar de hambre a los venezolanos, así como la estrategia que ilegalmente usa contra los habitantes de Yemen, Siria y Afganistán. "Venezuela Libre", decía una de las consignas.

Desde hace más de un mes, un grupo de activistas duermen en el edificio de cuatro plantas ubicado en el elegante barrio de Georgetown, con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro.