Miércoles, 22 May, 2019


Hipertensión arterial en la infancia: un riesgo que pasa inadvertido - Revista

Convocan a una bicicleteada y caminata para concientizar sobre la hipertensión arterial Cuidado con la hipertensión, el ‘asesino silencioso’
Orlondo Matamoros | May 18, 2019, 04:02

Este viernes se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Si bien la técnica parece sencilla, requiere de entrenamiento y además se debe contar con el equipamiento adecuado. Es el aumento de la presión contra las paredes de nuestras arterias.

La hipertensión arterial es una enfermedad que afecta a alrededor del 30 por ciento de la población y se considera un problema de salud pública importante en los países desarrollados. Conozca y controle su presión arterial. Otro estudio realizado en un hospital universitario de la Ciudad de Buenos Aires evidenció que sólo uno de cada tres pediatras toma la presión arterial. Uno de cada 20Los datos disponibles sugieren que en la Argentina más de uno de cada 20 niños y adolescentes escolarizados presenta hipertensión.

Aunque se trata de una enfermedad silenciosa y mortal, síntomas como dolor de cabeza, fatiga, dificultad para respirar, palpitaciones, adormecimiento de las manos o zumbido en los oídos pueden ser claves para detectar y tratar la hipertensión arterial, aseguró Héctor de Leo Tobalina, coordinador de Programas y Extensión de Servicios de la Clínica Universitaria de Salud Reproductiva y Sexual de la Universidad Veracruzana (UV).

El estilo de vida juega un papel importante para controlar la presión. En una fecha que pretende concientizar a la población sobre la importancia de mantener una vida saludable.

Con la finalidad de promover la concienciación y los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la hipertensión arterial, un factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión. Los consejos de los especialistas son: evite la comida procesada rica en sal, el sobrepeso, el estrés, el sedentarismo, el colesterol alto, el cigarrillo, el consumo de alcohol, las bebidas azucaradas e, incluso, medicamentos de uso común, como antigripales o algunos analgésicos.