Viernes, 18 Enero, 2019


Temperatura de los océanos sube de forma imparable, dice nuevo estudio

El calentamiento oceánico contribuye al aumento del nivel del mar intensifica la lluvia y genera tormentas más duraderas y más fuertes. EL INFORMADOR  ARCHIVO La temperatura de los océanos aumenta a un ritmo cada vez mayor
Orlondo Matamoros | Enero 14, 2019, 18:28

2018 fue el año más cálido en la historia del registro de la temperatura del océano.

El calentamiento del océano es un marcador crítico del cambio climático porque se estima que el 93 por ciento del exceso de energía solar atrapada por los gases de efecto invernadero se acumula en los océanos del mundo. Y, a diferencia de la Tierra, las temperaturas marinas no se ven afectadas por eventos como erupciones volcánicas o el Fenómeno de El Niño.

Los datos provisionales indican que 2018 fue el cuarto año con temperaturas más elevadas en el conjunto de la superficie terrestre en los últimos 130 años (desde que se dispone de este tipo de datos con fiabilidad científica), En cambio, 2018 fue con toda probabilidad el año más cálido de este periodo por lo que se refiere a la temperatura de los océanos, según destaca Zeke Hausfather, experto de la Universidad de California en Berkley (Estados Unidos) resumiendo los resultados de un estudio del que él mismo es coautor y que publica este viernes 11 de enero la revista Science . Por otra, refuta por infundadas las conclusiones sobre la desaceleración del calentamiento global divulgadas durante los últimos 15 años. Este batallón de monitorización del océano, llamado Argo, ha proporcionado datos consistentes y generalizados sobre el contenido de calor del océano desde mediados de la década de 2000.

Antes de Argo, conseguir información sobre la temperatura del océano era una engorrosa misión, solo posible a través de dispositivos llamados batitermógrafos, que transmitían datos una única vez, y luego se hundían hasta quedar enterrados para siempre en las profundidades del mar. Esto generaba información escasa y dispersa.

Tres de los nuevos estudios incluidos en el análisis de Science calcularon el contenido de calor del océano hasta 1970 sin usar métodos para corregir errores de calibración y sesgos en los datos de Argo y los batitermógrafos. Como el calentamiento del océano libera oxígeno a la atmósfera, el cálculo se basa en mediciones de oxígeno atmosférico. "Estos cuatro nuevos registros que se han publicado en los últimos años parecen solucionar muchos problemas que estaban plagando los registros antiguos, y ahora parecen estar bastante de acuerdo con lo que han producido los modelos climáticos". "El hecho de que estos registros corregidos estén de acuerdo con los modelos climáticos es alentador, ya que elimina un área de gran incertidumbre que teníamos anteriormente", afirma.

Los pronósticos del Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados 5 (CMIP5, por sus siglas en inglés) predicen que de no hacerse ningún esfuerzo por reducir las emisiones de GEI, la temperatura de los dos mil metros superiores de los océanos del mundo aumentará 0,78 grados Celsius a finales de siglo.

A ello se une el impacto negativo que esto tiene en los arrecifes de coral, así como en el nivel del mar, que aumenta a causa del deshielo.

Los mares más cálidos también contribuyen a tormentas más fuertes, huracanes y precipitaciones extremas, alertaron.