Miércoles, 23 Enero, 2019


Renuncia juez del Supremo de Nicaragua como protesta

Manifestación en Nicaragua Getty Images"Que dios salve a Nicaragua, concluye el ex magistrado con tono sombrío
Orlondo Matamoros | Enero 12, 2019, 22:23

El juez afirma en su carta que desde el año pasado sopesó renunciar a su cargo, pero tenía esperanzas de que Ortega y Murillo entablarían un diálogo genuino con sus opositores. La represión dejó al país más de 500 nicaragüenses asesinados.

MANAGUA, 10 ene (Xinhua) - El magistrado sandinista, Rafael Solís, renunció este jueves a su cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), mediante una carta en la que responsabiliza al gobierno por la crisis política que vive el país desde el pasado 18 de abril. "La realidad ha demostrado todo lo contrario y verdaderamente [hay] un Estado de Terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales o aun de la Policía misma con armas de guerra; han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete, con las consecuencias inevitables de la instalación y la consolidación al menos de una dictadura con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que ha hecho desaparecer todos los poderes del Estado, dejando al mismo Poder Judicial al que yo pertenezco reducido a su más mínima expresión", afirma el ahora exmagistrado. Señala que su dimisión es independiente de la decisión que tome la Asamblea Nacional de aceptarla o no. A Solís solamente le quedaban tres meses para concluir su período de magistrado.

Las muertes en las protestas "pueden ser más o menos 325 (...) en circunstancias que en algunos casos pueden ser asesinatos", dijo Solís, citando a la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI). Pero, posteriormente el gobierno acabó con todo eso.

Solís considera que no debió darse la ruptura con el sector privado; que los juicios son políticos, con acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron.

En el documento, Solís también cuestionó a los gobernantes por estar "en guerra" ahora contra los medios de comunicación, "después que ilegalmente ustedes suprimieron el derecho a la gente de protestar en las calles".

"Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el exilio, y los poco que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al exilio o terminarán en la cárcel", denunció.

Advierte que la economía colapsó y que para el 2019 el caos económico será total.

Solís, quien no aclaró si está en Nicaragua al momento publicar la carta, asegura que no desea una guerra civil pero que Ortega y Murillo "van por ese camino" y anticipó que si el Ejército no desarma a los grupos paramilitares, es de esperar que grupos de oposición busquen el recurso de las armas.

"La OEA va a terminar expulsando a Nicaragua tarde o temprano consiguiendo Almagro los 24 votos y los Estados Unidos van a continuar con su política de aplicar sanciones al país hasta ahogarlo económicamente y mientras tanto, la vía armada cobrará fuerza, ustedes se van a aferrar al poder y de ahí no van a salir, si no es por la fuerza, pero todo mundo está claro que es muy difícil llegar a las elecciones del 2021", agrega en la misiva. "No deseo participar por conciencia y por principios al lado de un gobierno que ya no tiene la razón ni el derecho, ni el respaldo mayoritario del pueblo".

En su misiva, Solís denunció que nunca hubo un intento golpista y el gobierno respondió a la disidencia con "un uso desproporcionado de la fuerza".

"Ojalá ocurra un milagro y ustedes reflexionen, y retomen la senda del diálogo nacional y la verdadera reconciliación del país", abogó.