Miércoles, 23 Enero, 2019


Evidencian que Paul Manafort envió a Rusia datos electorales

El ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump Paul Manafort en imagen de archivo El ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump Paul Manafort en imagen de archivo
Orlondo Matamoros | Enero 12, 2019, 22:21

Paul Manafort, exjefe de la campaña electoral del presidente Donald Trump, compartió datos de las encuestas de 2016 con Konstantin Kilimnik, ruso que el FBI acusa de vínculos con la inteligencia de Moscú.

La información fue revelada accidentalmente en un documento presentado por la defensa el martes y debía haber sido tapada con tinta negra.

El fiscal especial Robert Mueller investiga desde mayo de 2017, de manera independiente al Gobierno, los posibles lazos entre miembros de la campaña de Trump y el Kremlin, al que las agencias de inteligencia acusan de interferir en los comicios de 2016 a favor del candidato republicano, además del supuesto delito de obstrucción a la justicia. Los detalles de sus acusaciones se han mantenido en gran parte en secreto hasta ahora.

Según el archivo, Mueller también acusó a Manafort de mentir sobre la discusión de un plan de paz ucraniano con Kilimnik durante la campaña de 2016. Se propusieron varios "planes de paz", incluido al menos uno que exigía el levantamiento de las sanciones estadounidenses contra Rusia.

"Se preocuparon tanto por el comportamiento del presidente, que comenzaron a investigar si había estado trabajando en nombre de Rusia contra los intereses estadounidenses", señala el periódico. Manafort se ha declarado culpable de asociación ilícita en Washington y aguarda su sentencia en otro proceso en Virginia.

La decisión de no buscar una audiencia reflejó la escasez de opciones legales para Manafort, de 69 años, quien dirigió la campaña de Trump durante un período crucial a mediados de 2016, y luego se convirtió en un objetivo principal del equipo de Mueller.

Manafort fue condenado en agosto por fraude bancario, fraude fiscal y otros delitos financieros, y tras declararse culpable de conspiración aceptó a cooperar con fiscales federales sobre la indagatoria de la campaña.